The Founders, in their infinite wisdom, definitely anticipated all the events of recent weeks. Excerpts from James Madison’s redacted notes during the Constitutional Convention follow below. ( Source: WP )

founders

JOURNAL OF THE CONSTITUTIONAL CONVENTION OF 1787

Monday, May 28

Discussion progressed apace. The Virginia Plan was accepted as a basis for debate.

We were making great strides in regards to the responsibilities of the executive until Benjamin Franklin entered very agitated and with the following proposals, vis.

  • that provision must be made in the event that the chief executive wished to spend the majority of his time engaged in striking balls with clubs and endeavoring to make them fall into small holes at variable distances from the initial striking point
  • that provision must be made in the event that said executive wished to conduct all his business from a place where he had access to such a diversion
  • that if the chief executive wished continually to make derogatory remarks about women provision ought to be made for that lest it detract from the running of affairs of state
  • that …

At this point Gouverneur Morris of Pennsylvania arose from his desk and escorted Mr. Franklin home to bed, as his brain was evidently addled with strong drink.

Tuesday, May 29

We continue to discuss the responsibility of the chief executive: Shall there be one man or a coalition of three?

Benjamin Franklin said that it did not matter if it was one man or three men provided that we made provision that it not be one man, a creepy guy who ran a conspiracy website and the first man’s son-in-law, and Gouverneur Morris again escorted him to bed with the fervent wish that he should not disrupt proceedings on the morrow.

Wednesday May 30

We have determined that the executive is to be filled by a single gentleman and now move on to the legislature and the judiciary. We have determined a supreme court, independent of both the legislature and the executive. The president will suggest judges, but the legislature must confirm them.

Benjamin Franklin again entered agitated with numerous proposals, namely the suggestion that if the members of the majority party of the legislature would not move to fill a vacancy on the supreme court until a president could be elected from said majority party, that this would be bad and ought not to be allowed.

“Shouldn’t we put something in there saying, ‘that’s a jerk move’?” asked he.

I escorted him home. His brain was much fevered, and I took great pains to reassure him that this would not be, as there was no party system, nor would any partisan fervor distract the legislature from ensuring that the best man was selected for the job. Or woman, he babbled, but he was at that point quite far gone.

Thursday, May 31

A peaceful day. We figured out a compromise for the tallying of population that will no doubt prove extremely popular and uncontroversial in the future and prevent conflict among the Northern and Southern states. I need not name it here.

Friday, June 1

The suggestion was raised that there ought to be protections for speech, worship and the press added to this document, but we agreed that we could fix it in post-production.

Monday, June 4

Benjamin Franklin in fine form again today, this time with the suggestion that if the present system for the selection of a president and vice president were to prove flawed, we ought not replace it with an “electoral college” as that would be “some [unprintable] nonsense.” Franklin is becoming unmanageable.

Gouverneur Morris agreed that an “electoral college” sounded lame, especially if, as Franklin explained, it would not even be a real college.

I think the lightning that struck his key in that thunderstorm may have gone to his head.

Tuesday, June 5

Now Franklin is suggesting that we ought to make provisions in case the president fires the FBI director. What is the FBI? Why would the president fire this man?

He also said that if we later protected everyone’s right to bear arms we should specify muskets and not “like really big guns that can fire 25 rounds in 2.5 seconds” but George Mason said that this was surely sorcery and that the men of the future would surely understand, to which Franklin retorted that perhaps they might be Women, at which point we took Franklin home again in his sedan chair to general outcry.

Wednesday, June 6

Alexander Hamilton spoke for ten hours and it was very extra.

Franklin stayed home.

Thursday, June 7

Franklin back again today. He must be restrained somehow.

Suppose, he said, that a man who was “really bad at the job” got elected, as he said, a man who knew neither history nor philosophy, and spent his days engaged in hurling invective at a luminous box. Suppose, Franklin then added, that he had a major policy change on its way through the senate, but understood it not at all, and preferred to yell at his luminous box and emit fearsome words, and also suppose that Russia had wished for his victory.

We again escorted him home and are summoning a doctor to look over him. These pointless hypotheticals are the thief of time. As long as the men of the future are wise and just we need not fear.

Nay, I shall go even farther and say: These things are not possible. Why, I am more afraid that a woman will be appointed chief executive. Which we know shall never be! We shall restrain Franklin and proceed calmly and rationally on the morrow.

 

Hemingway en Cuba, 1952: Retrato de una leyenda en declive. ( Fuente: ” TIMES ” )

141217-ernest-hemingway-01

Que Ernest Hemingway fue, durante años, el escritor más célebre de América no es sorprendente. Después de todo, si no hubiera escrito nada más, digamos, The Sun Also Rises, la colección temprana, In Our Time, y la superlativa “La corta vida feliz de Francis Macomber”, seguiría siendo un escritor estadounidense indispensable. El absurdo mito literario de que el mismo Hemingway mismo creó y alimentó, la version de el del luchador, duro, bebedor y entusiasta deportista que también es un artista intransigente y conmovedor, aseguró que generaciones de escritores no sólo lo veneraran, sino tambien para su detrimento permanente) trataran de emularlo.

Y sin embargo, la mayoría de los lectores, al ser presionados, podrían nombrar a muchos otros autores, vivos y muertos (Faulkner, Bellow, Cormac McCarthy) que, a través de los años, trabajaron de manera más variada y consistentemente más excelente que la de Hemingway.

Asi que . . . A pesar de lo que acólitos incontables podrían reclamar, Hemingway no fue el mayor escritor estadounidense del siglo XX. Sin embargo, él fue, y más de cinco décadas después de su muerte, sigue siendo el autor individual más influyente, parodiado, más prominente y más inmenso de los últimos 100 años.

Increíblemente, una de las novelas más consideradas de Hemingway, la obra maestra corta, el viejo y el mar, primero fue publicada, en su totalidad, en una sola edición de la revista de LIFE en septiembre de 1952.

En ese momento, Hemingway era, si pudiéramos emplear una metáfora apta para un hombre que adoraba al machismo, el campeón de peso de las letras americanas. Aunque su productividad se hubiera desvanecido, y aun cuando el brillo abrasador que definía aparentemente cada historia y novela de sus primeros años se había reducido, en 1952, a un estallido ocasional del viejo genio, “Papa” era todavía una fuerza cultural con la que se tenia que contar.

Apenas dos años antes, John O’Hara, en una revisión del New York Times de la novela, Across the River y Into the Trees, había ido un poco por la borda, llamando a Hemingway “el autor más importante que vive hoy, el autor destacado desde La muerte de Shakespeare. “Pero tal era la sombra que lanzó.)

Con la garantía o no, el bullicio que asistió a Hemingway convirtió cualquier nueva historia o, mejor aún, un nuevo libro en un evento editorial; El tema del Viejo y el Mar, para sorpresa absoluta de nadie, fue un enorme éxito, vendiendo millones de copias de periódicos en cuestión de días. La propia novela le valió a Hemingway su primer y único Premio Pulitzer por ficción, y sigue siendo uno de sus trabajos más leídos.

Y sin embargo, como cualquiera que se ha entregado a un interés incluso casual en su carrera sabe, a principios de 1950 el mundo privado de Hemingway era cada vez más definido no por los logros artísticos , pero por los ríos de la bebida; Desconcierto ante sus propias facultades decrecientes como escritor; La depresión e incluso la rabia de su salud fallida, una vez indomable, en suma, por una gran cantidad de demonios personales e implacables. La figura más grande que la vida que apreciaba la “gracia bajo presión” sobre todos los demás atributos estaba sitiada; En menos de una década, sus demonios lo conducirían al suicidio con una escopeta.

Todo esto ayuda a explicar por qué, cuando Alfred Eisensstaedt de LIFE fue a Cuba para fotografiar a Hemingway para el número de septiembre de 1952, no encontró a un gracioso, aunque tal vez espinoso, compañero de artista y hombre de letras, sino un completamente desagradable, paranoico, lunático.

Eisenstaedt fue capaz, finalmente, de capturar algunas imágenes utilizables del hombre de mediana edad que pronto sería galardonado con el Premio Nobel de Literatura. Su foto de la portada de Hemingway, de hecho, es algo de un clásico: un retrato fascinante de un león literario aún no-más-joven, todavía-formidable.

Pero la experiencia de intentar fotografiar al escritor de 52 años, como Eisenstaedt recordó años más tarde en una entrevista con el historiador Alex Groner, fue una desventura estresante ya veces incluso aterradora.

Hemingway, observó Eisenstaedt, bebió desde el momento en que se despertó hasta el momento en que se acostó, con un lacayo que constantemente le daba bota; Obsesionado por su virilidad (a veces literalmente golpeando su pecho, “como King Kong”, para ilustrar que, aunque tal vez disminuido, todavía era un hombre a quien se debe prestar atención); Irrumpieron en raivas violentas sobre pequeños desaires, reales e imaginarios; Rara vez hablaba una frase, a nadie, que no estaba salpicada de obscenidades; Y generalmente se comportaba como un bufón.

Las palabras y frases que aparecen repetidamente en las reminiscencias de Eisenstaedt incluyen “loco”, “loco”, “salvaje”, “insultante”, “borracho” y “azul en la cara”. Eisenstaedt encontró muy pocos momentos en los que podía tomar, o cuando Hemingway le permitiera tomar fotografías utilizables. Más de una vez, Eisie, la gregaria y tranquila, que por todas las cuentas se llevaba bien con prácticamente todos los que conoció, se fue sola fotografiando escenas más tranquilas de la isla, esperando que el escritor se tranquilizara lo suficiente para poder hacer una Pocas imágenes que valen la pena.

“Él era,” Eisenstaedt dijo una vez de Hemingway, “el hombre más difícil que he fotografiado.” Viene de un hombre que fue un fotógrafo profesional a través de siete décadas -alguien que fotografió presidentes, emperadores, científicos socialmente incómodos, atletas atrevidos, actores egolófagos, actrices inseguras y una vez, famoso, un ministro de propaganda nazi parecido a un trasgo y goblin, Joseph Goebbels -generando desde Eisenstaedt, esa calva afirmación sobre Hemingway es sorprendente y tristemente reveladora. Y es especialmente triste a la luz del esfuerzo que Eisenstaedt evidentemente puso en tratar de gustar Hemingway.

A lo largo de su entrevista con Groner, por ejemplo, Eisenstaedt repetidamente, casi con nostalgia, se refiere al hombre al que fue a Cuba para fotografiar -el hombre que frustró sus esfuerzos casi siempre- como “papá”. Es casi como si, años más tarde, contando sus tratos tumultuosos con el autor, Eisenstaedt se refiere a Hemingway por su apodo famoso y compañero en la vana esperanza de convocar algo sobre el hombre que puede recordar con cariño.

Ernest Hemingway era un escritor importante. No todo lo que escribió fue genial; Pero algo de lo que él escribió era tan bueno como cualquier cosa escrita nunca por un americano, y un puñado de sus trabajos es, por el asentimiento común, puntos de referencia vitales y groundbreaking en literatura del mundo.

Que sirva esta galería  como un homenaje a la vida y obra de Hemingway, como un recordatorio de la inquietante verdad de que cuando caen, los grandes hombres caen muy, muy lejos .

De Padres e hijos.

ecaro

Gracias a esta pequenita que se me aparecio en mi vida hace ya 17 anos y que hoy es toda una mujer, es que pude darle sentido a muchas cosas en mi vida. De todas ellas, la mas importante, a la partenidad. Ha sido un viaje maravilloso donde aprendi que ser padre va mas alla de un certificado de nacimiento firmado por alguien o de una celebracion una ves al ano. Si el dia de hoy celebro es por tener la dicha de haber podido dar de mi todo lo mas humano y hermoso a un ser exepcional y unico. Ser Padre es dar, cuidar, guiar, educar, perdonar, proteger. Es por encima de todas las cosas: siempre estar ahi.

Quiero hacerlo a la manero de Beto. Quien a traves de estos magnificas palabras define lo mejor que un padre puede ofrecer:

…..” Nunca emplees –con tu hijo– la palabra “obedecer” porque es un verbo indigno que denigra hasta a quien lo usa. Nadie es tan sabio que merezca ser obedecido. Enséñale, más bien, a dudar, a cuestionar, a rebelarse contra todo lo que le parezca injusto, sucio, cruel o falso. Anímalo a ponerse siempre del lado del que va perdiendo, del que se está llevando la peor parte, a proteger al pequeño y al frágil: al anciano, al pobre, al enfermo, a la flor, al niño, al perro. Y a serles fiel. Enséñale, por supuesto, a pelear por lo que cree. A guerrear como un loco por la verdad a como dé lugar, al precio que sea, hasta las últimas consecuencias. A creer en la gente que la busca y a dudar de la gente que la encuentra. Nunca prohíbas, convence.

Nunca des órdenes, plantea siempre un gran abanico de alternativas. En lugar de pretender decirle lo que tiene que hacer, cuéntale tu experiencia: dile lo bien o mal que te fue en la misma situación y después déjalo solo. Que sea valiente y que decida solito. No le impongas tus opiniones. No le impongas tus afectos. No le impongas tus gustos. No le impongas tu religión. Ahórrale la mayor cantidad posible de miedos y de culpas y lo habrás librado de una inmensa carga de dolor completamente innecesario. No emplees nunca la palabra “cállate”. Jamás grites, ni golpees, ni castigues. Enséñale, más bien, que el que grita más es siempre el menos fuerte, que el que más maldice es siempre el menos temible, que el que insulta más es siempre el más imbécil.

No dejes de abrazarlo y besarlo sin falta todos los días. La certeza de que tú lo quieres más que a nada en este mundo será una razón para aprender a quererse primero y para (intentar) querer a los demás, después. No dejes de abrazar y besar a tu mujer delante de él, quiéranse siempre a la vista de todos pero cuando tengan ganas de pelear, esperen hasta que él se haya ido a la escuela y peléense en privado.

No te permitas jamás, bajo ninguna circunstancia, la suprema cobardía de ofender ante él a su mamá. Recuerda que la madre es lo más sagrado y da la casualidad de que –antes que tu mujer– ella va a ser, sobre todas las cosas, su mamá. Suficiente confusión hay en la vida de los niños como para empeorarla con nuestras frustraciones, nuestros celos, nuestras deudas impagas y con toda nuestra mierda adulta. No toleres nunca en tu casa el dudoso lujo de la violencia, lo único que lograrás será hacer miserable su niñez y cuando crezca y se convierta en la atroz catástrofe que tan primorosamente cultivaste, te devanarás los sesos preguntándote qué hiciste mal.

No tengas miedo de mostrarte débil, falible, imperfecto, equivocado, triste, roto, humano. No te avergüences de contarle tus miserias, tus traiciones, tus flaquezas, tus derrotas. Si le hablas con el corazón en la mano, desarrollará un espíritu solidario y compasivo y será capaz de hacerlas suyas también, aprenderá a no sentirse con derecho a reclamarte, a juzgarte y condenarte.

No te avergüences de mirarlo a los ojos si un mal día te abraza el infortunio y te ves obligado a cambiarlo de colegio, a mudarte a una casa más chiquita, a vender el carro, a dejar de ir al cine, a comer menos lomo y más grated de atún. Si eso ocurriera –toca madera, claro– pero si eso ocurriera, díselo sin pena ninguna, dile que esta carretera en que viajamos nunca va en línea recta y que siempre habrá tramos que te sorprenden con súbitas curvas e intempestivas bajadas. Y si por el contrario, los dioses te bendicen y contigo la vida se ríe a carcajadas, tampoco se lo enrostres todo el tiempo, no le saques en cara que él tiene todo lo que tú nunca tuviste o que está –por eso– obligado a ser mucho mejor que tú. (Fíjate en la ridícula soberbia que encierra tamaño desafío). No lo obligues nunca a terminar la sopa apelando al hambre que tienen los niños del África a menos que tengas planeado hacer algo por ellos.

Dale todo lo que necesite, pero tampoco mucho más. No olvides recalcarle que a los niños no se les diferencia por las marcas de sus zapatillas. Enséñale –por encima de todo– esa extraña alegría que solo se encuentra en el dar. Déjale muy en claro que cuanto menos tienes más libre eres, que –al final– tener no tiene absolutamente ninguna importancia.

No olvides enseñarle también a buscar la belleza. Entrénalo para encontrarla a cada paso en la perfección de la naturaleza o en el caos y aún en los lugares más insospechados. Por ejemplo: en su país, en el color de sus ojos, en la tristeza, en el silencio, en su interior. Nunca censures su curiosidad, no escatimes elogios a su gracia, talento o brillo, jamás silencies sus pasiones. No lo vigiles. No lo espíes. No lo invadas. Jugar es una actividad muy seria que requiere de la más absoluta privacidad. No le mientas nunca, ni para salir en defensa de un héroe de la patria, ni para hacerte negar en el teléfono, ni para justificar la imperdonable inasistencia de Papa Noel. Tampoco para intentar maquillar en algo los tramos menos admirables de tu biografía. Responde siempre con la verdad a todas sus preguntas, incluso a las más pendejas. Muéstrate siempre ante él gloriosamente desnudo, sin rubores, sin temores, en todo el esplendor de tu imperfección.

Que no se olvide nunca de que su mente es el único paracaídas con que cuenta y que solo lo salvará si logra que se abra a tiempo. No le digas que tiene que leer libros, mejor asegúrate de que, en casa, siempre te vea leer. No le digas que estudie, haz que sea testigo de la pasión con que haces lo que sea que hagas en la vida para ganarte los frejoles. No le digas de qué alegrarse, de qué indignarse, a quién admirar y de qué compadecerse. Deja que lo aprenda solo –por imitación o por oposición– viéndote batallar, viéndote sudar, viéndote insistir. Viéndote triunfar y celebrar y también fracasar con toda el alma y volver a empezar todas las veces que sea necesario. Enséñale, por supuesto, a perder, que eso es algo que nos va a tocar hacer una y mil veces. Enséñale a fallar, a sufrir, a llorar, a caer.

Por lo que Dios más quiera, si solamente me vas a hacer caso en una, hazme caso en esta, guerrero: enséñale a caer.

 

James Comey, el Hombre.

comey     El
exdirector del FBI, humillado e insultado por Trump, ha decidido devolver el golpe. Esta es la historia de un funcionario respetado y obsesionado por la integridad. 
Referencia: El Pais.

El 11 de marzo de 2004. El presidente George W. Bush había citado en el comedor privado de la Casa Blanca a un tipo duro. Sentado en una silla que le quedaba pequeña, ese hombre de 2,03 metros se negaba a autorizar por su flagrante ilegalidad el programa de escuchas indiscriminadas Viento Estelar. Y su firma era necesaria. Incapacitado el fiscal general por enfermedad, era él, su adjunto, quien dirigía el Departamento de Justicia. El vicepresidente, Dick Cheney, ya le había explicado la situación: si no había autorización, morirían americanos y la sangre correría a cuenta de él. Bush, con menos rudeza, le repitió el argumento.

Cuando ya estaba todo dicho, recuerda el biógrafo Garrett Graff, el fiscal miró a su anfitrión y sin alterarse le respondió: “Como dijo Martín Lutero aquí me planto. No puedo hacer otra cosa”.

Así es James Brien Comey. El hombre que hace temblar a los presidentes. El mismo que 13 años después de enfrentarse a Bush y Cheney ha puesto contra las cuerdas a Donald Trump con su testimonio ante el Comité de Inteligencia del Senado. Sólo y sin papeles, el destituido director del FBI ejerció este jueves de último guardián de la legalidad. Acusó al presidente de mentir y difamar, denunció las presiones para desactivar la investigación de la trama rusa, pero sobre todo reveló al mundo el modo de operar del multimillonario. Las artes oscuras que el presidente le exhibió en tres reuniones privadas y seis conversaciones. El propio Comey, en un estilo cinematográfico, las ha relatado al Senado. El presidente lo niega todo.

27 de enero de 2017. Trump le había llamado para invitarle a cenar a la Casa Blanca. Comey creyó que iba a acudir más gente. Pero cuando llegó, le hicieron pasar al Salón Verde y le sentaron en una pequeña mesa oval. Dos asistentes de la Marina eran los únicos testigos. Servían y desaparecían. En esa intimidad, el presidente le preguntó si quería seguir como director del FBI y le recordó que era un puesto que muchos ambicionaban.

Comey entendió el mensaje: “Mis instintos me dijeron que esa cena buscaba establecer una relación clientelar. Eso me preocupó mucho, dada la independencia del FBI”. Para salir del apuro, le habló de su carácter apolítico, pero el comandante en jefe insistió. “Necesito lealtad. Espero lealtad”.

Las cartas habían quedado sobre la mesa. “No me moví ni hablé o mudé mi expresión facial durante el embarazoso silencio que siguió. Simplemente nos miramos el uno al otro”.

Ese fue el comienzo. En las horas, semanas y meses siguientes, Trump no dejó de presionarle. Bajo una atmósfera asfixiante, el director del FBI, siempre según su relato, se sintió sucesivamente “asombrado, confuso, turbado”. Pidió ayuda a su superior, el fiscal general, y le comunicó que no quería volver a verse con el presidente a solas. Pero todo siguió igual, hasta que el pasado 9 de mayo fue despedido. Una medida extraordinaria que sólo había ocurrido una vez antes en la historia del FBI. Como remate, Trump le llamó públicamente demente y fanfarrón, y su portavoz declaró que ni en el FBI le querían.

 

“Trump erró por completo, Comey es un hombre capaz de expresar sus sentimientos en voz alta y que cautiva a sus agentes por empatía, pero no es un siervo; es un curtidísimo fiscal y jefe de agentes federales. No es político. Con él no funcionan los insultos y amenazas”, explica un alto funcionario de seguridad que le trató en la época de Barack Obama y que pide mantenerse en el anonimato.

Humillado, Comey sacó su lado duro. A sus 56 años, casado y con cinco hijos, no pensaba dejarse pisotear. Había luchado contra la mafia, perseguido abusos racistas, investigado al presidente Bill Clinton y encarado a Bush. Fue fiscal federal en Nueva York y fiscal general adjunto de Estados Unidos. Su apabullante trayectoria le había permitido, pese a figurar como elector republicano, ser escogido en 2013 por Barack Obama para dirigir el FBI. “Para él, la integridad lo es todo”, señala su biógrafo y amigo Garret Graff.

 

Pasó entonces al ataque. Como buen agente y experto conocedor del tablero de Washington, había tomado nota de todas sus conversaciones con Trump, y empezó a filtrarlas. Las detonaciones sacudieron la Casa Blanca. Se volvió su enemigo número uno. No era la primera vez.

 

Sus mayores problemas siempre han procedido del trato con los políticos. Ahí se ha mostrado torpe. Su decisión de reabrir el caso de los correos privados de Hillary Clinton a sólo 11 días de las elecciones para cerrarlo poco después, cuando el daño ya estaba hecho, aún levanta ampollas en las filas demócratas. Comey ha defendido que lo hizo porque era su deber. Y que ocultarlo habría sido traicionar la confianza pública. “A veces es un poco boyscout”, dice un buen conocedor de Comey.

 

Esa rectitud es una de sus características. Se trata de un hombre pétreo; altivo para muchos. Quienes le conocen vinculan esta inflexibilidad a sus sentimientos religiosos. Aunque nació en el seno de una familia católica irlandesa, pronto se hizo evangelista e influido por el teólogo Reinhold Niebuhr escribió su tesis: Los cristianos en política. Bajo esa luz, el debate entre el poder y la integridad siempre le ha perseguido, pero nunca le ha anulado. Como enemigo es peligroso. Sus conocidos recuerdan que sabe dónde lleva el arma. Y si es necesario la usa. Con Trump han sido sus notas, esos memorandos que amenazan con abrir un proceso de impeachment. Con Bush, el puñal fue otro.

 

Ocurrió al final de aquella conversación en el comedor privado. Cuando el presidente volvió a pedirle que aprobara la orden de escuchas masivas, Comey se inclinó y le dijo: “Si lo hace, debe saber que el director del FBI dimitirá hoy mismo”. Bush parpadeó. Nadie se lo había dicho. Pero no tardó en darse cuenta de qué era lo mejor que podía hacer. Ante la crisis que se le abría, decidió ceder.

El director del FBI era en aquellas fechas el legendario e implacable Robert Mueller. El amigo y mentor de Comey. El mismo que ahora ha sido elegido fiscal especial para investigar la trama rusa y cuyo poder representa la mayor amenaza para la presidencia de Trump. “Si hay alguien con mejor reputación que Comey, es Mueller y este no va a parar”, señala el alto cargo en seguridad. “Y que nadie piense que Comey se va a retirar del escenario. Él y Mueller han trabajado muchos años juntos y confían plenamente uno en el otro”, indica Graff.  La Casa Blanca, con Comey y Mueller, tiene un problema. Saben disparar y no les tiembla el pulso.

Hay un hueco en la acera.

CARLITOS WAY

buraco

Me levanto por la mañana. Salgo de mi casa.
Hay un hueco en la acera.
No lo veo y me caigo en él.
Al dia siguiente salgo de mi casa,
me olvido de que hay un hueco en la acera,
y me vuelvo a caer en él.
Al tecer día
salgo de mi casa tratando de acordarme de que hay un hueco en la acera.
Sin embargo, no lo recuerdo y caigo en él.
Al cuarto día salgo de mi casa tratando de acordarme
del hueco en la acera. Lo recuerdo y, a pesar de eso,
no veo el hueco y caigo en él.
Al quinto día salgo de mi casa.
Recuerdo que tengo que tener presente el hueco en la acera
y camino mirando al suelo. Y lo veo y, a pesar de verlo,
caigo en él.
Al sexto día salgo de mi casa. Recuerdo el hueco en la…

View original post 126 more words

La verdad de la posverdad.

Fuente: El Pais. Espana

…La mentira impera en la sociedad del conocimiento exaltando emociones y pensamientos sin fundamento. Analizamos aqui  algunas de las causas en las que se cimenta la ‘era de Pinocho’……..

 
En la formidable película de Amenábar Los otros (2001) el espectador descubre que todo lo que parece pertenecer al feudo de los vivos es en realidad del reino de los muertos, y que todo lo que los personajes ven como apariciones o fantasmas son manifestaciones y puntos de contacto con el mundo de los vivos. La protagonista, Grace Stewart, interpretada por Nicole Kidman, vive en una falsa verdad, alimentada solamente por lo que quiere creer: que sus hijos están vivos y que ella no los mató. Así que todo lo que confirme su creencia y apacigüe sus emociones será cierto, mientras que lo que amenace su estabilidad emocional y convicciones, por fuerza habrá de ser falso.

Así puede definirse, exactamente, la posverdad. El diccionario de Oxford ya lo ha incluido como un nuevo término: post-truth. La RAE todavía no, pero es probable que se acabe aceptando, dada su preponderancia en el lenguaje coloquial y, especialmente, en el mediático. La posverdad se resume en que la apariencia de los hechos es más relevante que los hechos en sí, aunque este tipo de creencias nos lleve a una falsedad. Un eufemismo moderno de la mentira de siempre. Pero la gran cuestión es: ¿por qué le damos este nuevo nombre? ¿No estaremos, valga la redundancia, ocultando que posverdad es mentira? ¿De dónde viene tal temor? ¿Qué nos preocupa o asusta? Responderé desde cuatro perspectivas.

La primera es la tecnológica: Desde que en 2003 irrumpiera Second Life, el espacio virtual más famoso de la Red que permite al usuario inventarse una segunda vida en Internet, empezamos a experimentar cómo la tecnología nos permite vivir en mundos paralelos, que son reales y ficticios a la vez. Lo real y lo virtual se entremezclan. Las mentiras pueden resultar semiverdades en mundos imaginarios o paralelos. De lo que no somos conscientes es de que, como sucede en la trama de Los otros, esos mundos están en contacto con el auténtico y que la posverdad que aceptamos de forma alegre y despreocupada en la vida virtual, tarde o temprano, se manifestará como lo que es, una falsedad con todas sus consecuencias.

El segundo motivo por el que preferimos hablar de posverdades y no de mentiras es la velocidad. En las redes sociales suelen aparecer titulares de noticias que todavía están sin contrastar. Leemos rumores y les concedemos toda la credibilidad. ¿Por qué? Porque sabemos que en cuestión de minutos u horas dispondremos de la información totalmente correcta. Y por eso le vemos sentido a permanecer atentos a la evolución de las inexactitudes. En otras palabras, prevalece la rapidez sobre la exactitud. No nos importa que algo no sea cierto del todo mientras sea reciente. De hecho, parte del gran cambio en las reglas de la información es que aceptamos que un mensaje evolucione durante unas horas. Hemos acabado por aceptar que las noticias no sean exactas en el primer minuto. Pero preferimos posverdad en el minuto uno a la concreción exacta dentro de varias horas. El problema es que tampoco nos preocupa la validación de las cosas. El entretenimiento es seguir la apariencia de los hechos, no descubrirlos.

El tercer punto de vista tiene que ver con la pérdida de confianza en las instituciones que se viene observando desde el inicio de la crisis, y que ha acentuado la credibilidad en fuentes desconocidas, gente sin fundamento o diletantes sin experiencia sobre el asunto en cuestión. Cognitivamente buscamos la sorpresa continuada. Es decir, prestamos más atención a las cosas que nos llaman la atención independientemente de cuál sea su fuente y si esta tiene credibilidad o no.

En cuarto lugar, está el ansia por confirmar las propias creencias y sentimientos: la reducción de la disonancia cognitiva, que se ha convertido en un problema social, psicológico y educativo dada la información contradictoria que corre por Internet. A través de un buscador, cualquiera de nosotros puede encontrar información que confirme lo que piensa o siente. Y otra persona que piense y sienta lo opuesto encontrará los datos que confirmen las tesis contrarias. Poco importa que se trate de un asunto científico o médico. ¿Quiere preocuparse por una enfermedad? Introduzca en el buscador, junto a la patología que sufre, la palabra “problemas” o “complicaciones”. ¿Quiere apaciguarse? Escriba, aparte de su dolencia, términos positivos. La proliferación de información contradictoria en grandes dosis propicia un déficit de criterio para el neófito en la materia que desemboca en la búsqueda de reducción de disonancia. Leeré aquello que confirme lo que pienso o lo que siento. Por eso preferimos hablar de posverdad. De llamarlo mentira estaríamos aceptando que son alimento de nuestra cabeza.

Conceptualizándolo así reducimos la disonancia que produciría reconocer el autoengaño. El problema es que este tipo de creencias exaltan la opinión en detrimento del verdadero conocimiento.

El mundo es el que es. Real o virtual. Grace Stewart, Truman, Pinocho, no importa. El tiempo, tarde o temprano, pone a todo el mundo en su sitio. La posverdad morirá. Es solo cuestión de tiempo.