What Is The Biggest Cause Of Failure? It Is Success

CONTRIBUTOR : Alastair Dryburgh

Looking back at all the instances of organizational and individual failure I have seen – and having done what I did I have seen a lot – it’s clear that in nearly all cases failure doesn’t just follow success, it is caused by that success. How does this happen?

First of all, think of examples;

General Motors, which in the later years before it went bankrupt, was notorious for knowing exactly what was what, and being impervious to any idea that might have challenged that. Now clearly they didn’t know exactly what was what, because they went bust, but why were they so set in their ways? It was because for many years they had been a hugely successful company.

A chief executive of my acquaintance whose response to any problem (even in areas he didn’t understand) was to dive in and demand immediate action. Actually, that is the charitable way of describing his behavior. You could also have characterized it as “jumping up and down and screaming.” He did this because he had come up through operations, where that can be an effective way of getting things moving.

Now, what is the general pattern?

First of all, the organization or individual has some success. This may be the result of skill, or of luck, or a combination of both – it doesn’t matter which.

Second, the behavior that produced that success is repeated. If conditions remain the same, which they mostly do in the short term, this also produces success.

Now habits are set up. We forget that the behavior which made us successful was an adaptation to a specific situation, and may have been the result of a lucky accident, or a systematic process of experimentation during which we tried and discarded many other things.

Once habits are set up in the individual, they are then transferred to the organization. If senior people do things in a particular way, they act as role models. People emulate them because they believe that what they do works. But they also emulate them because that is the lowest-risk thing to do. If you do things in the right way, then even if they don’t work out that well, you will mostly be OK.

In this way, over time we move from an idea of “this is what worked in that particular situation and so might work again in this new one which seems rather similar” to a habit of behaving in a particular way. If you asked someone to justify why they did things this way rather than another, you would not get an explanation in terms of what worked. You would get “that’s the way we do things round here.” Or often you would just get a blank look – the habit is so deeply ingrained that it becomes impossible to conceive of doing things differently. Notice that “how we do things around here” is one definition of “organizational culture.” But that is all that culture really is – a collection of habits and beliefs

So in a nutshell, this is the story. Success creates habits, which become culture, which fixes those habits even when the world changes and they no longer work. Which results in failure. Is this inevitable? Of course not. There are ways of ensuring that success does not breed failure, and that is the subject of my next post.

‘When Breath Becomes Air’: Young doctor’s last words of wisdom, hope.

Books.

Kalanithi

 

Paul Kalanithi’s memoir, “When Breath Becomes Air,” written as he faced a terminal cancer diagnosis, is inherently sad. But it’s an emotional investment well worth making: a moving and thoughtful memoir of family, medicine and literature. It is, despite its grim undertone, accidentally inspiring.

In 2013, Kalanithi, a 36-year-old neurosurgeon, was found to have lung cancer. A nonsmoker who enjoyed reading and the outdoors, Kalanithi was rising through the ranks at Stanford University School of Medicine when weight loss and severe back pain sent him hobbling to the doctor. Kalanithi knew what was coming even before the CT scan results revealed multiple tumors. In that single moment, he writes, “the future I had imagined, the one just about to be realized, the culmination of decades of striving, evaporated.” Now, he’d wear a light blue hospital gown instead of a surgical one. The diagnosis stole not only his future, but also his identity. “Who would I be, going forward, and for how long?” he asks.

Kalanithi’s diagnosis is both a death sentence and an opportunity — albeit an unwanted one — for the kind of introspection that many of us claim to want but that never seems possible unless forced by tragedy. Raised on a steady diet of literature — Sartre, Twain, Thoreau — assigned by his mother when he was a boy in Arizona, Kalanithi is a deeply philosophical sort (his master’s thesis in literature at Stanford was “Whitman and the Medicalization of Personality”). His book, adapted parts of which appeared in the New York Times and The Washington Post, showcases his learned background, his contemplative disposition and his kindness. His decision to go to medical school, he writes, was an effort “to forge relationships with the suffering, and to keep following the question of what makes human life meaningful, even in the face of death and decay.”

Kalanithi writes in great detail about his years of training, and in these parts of his memoir, you might forget for a minute that you are reading the words of a dying man. You’re drawn in — as you might be by the work of Atul Gawande, Oliver Sacks or Jerome Groopman — learning about the cases, the patients, the dilemmas.

But Kalanithi is also one of those patients, a position that gives him special insight. “It occurred to me that my relationship with statistics changed as soon as I became one,” he writes. He ponders the times when “I had pushed discharge over patient worries, ignored patients’ pain when other demands pressed. The people whose suffering I saw, noted, and neatly packaged into various diagnoses, the significance of which I failed to recognize — they all returned, vengeful, angry, and inexorable.”

His words are bracing for their honesty. He also writes beautifully about the philosophical aspect of medicine, neurosurgery in particular: “Every operation on the brain is, by necessity, a ma­nipu­la­tion of the substance of our selves, and every conversation with a patient undergoing brain surgery cannot help but confront this fact.”

Kalanithi’s health improved for a while, allowing him to go back to work and to write more. He persevered through chemotherapy treatments, and when typing became painful, he wore “silver-lined gloves that allowed use of a trackpad and keyboard,” his wife, Lucy — also a doctor — writes in the epilogue. In 2015, though, things took a turn, and Kalanithi died before he completed this work. Lucy, with the book’s editor, finished the manuscript,sometimes piecing together emails and other documents into the narrative. It’s a seamless collaboration — even the hurried, somewhat disjointed final pages feel like an authentic reflection of Kalanithi’s physical decline. Lucy’s epilogue and a foreword by Abraham Verghese add perspective to the first-person account.

In one of the book’s most poignant moments, Kalanithi lies on a cot in the same hospital room where his wife is giving birth to their daughter, Cady. Holding his child for the first time, he writes, “The possibilities of life emanated before us.” A few pages later, however, he is confronting yet again the certainty of death. “Everyone succumbs to finitude,” he writes. “I suspect I am not the only one who reaches this pluperfect state.” Only memory and words — in his case, those in this very book — “have a longevity I do not.”

Paul Kalanithi.jpg

 

Conversacion con una Amiga :

Conversando con una amiga le pregunto :
-¿Qué tipo de hombre estás buscando? 
Ella se quedó callada un momento y preguntó: 
-¿De verdad quieres saberlo? 
respondi : -SÍ 
Ella empezó a decir: 
-Siendo una mujer en esta época, estoy en una posición de pedirle a un hombre lo que yo sola no puedo hacer por mí. Yo pago todas mis facturas, yo me encargo de mi casa sin la ayuda de un hombre, yo estoy en la posición de preguntar: “¿Qué es lo que tú puedes aportar en mi vida 
me quede mirando y pense que ella se estaba refiriendo al dinero. 
Ella, sabiendo lo que  estaba pensando, dijo: -No me estoy refiriendo al dinero, yo necesito algo más. Yo no necesito un hombre que luche por la perfección en todos los aspectos de la vida. Yo busco a alguien que luche por superarse, a alguien con quién conversar y que me motive a ser cada vez mejor. YO NO NECESITO A ALGUIEN MENTALMENTE SIMPLE E INMADURO. Quiero a alguien a quien admirar y que me admire por mí misma. Yo estoy buscando a alguien que luche por la tranquilidad espiritual, porque yo necesito a alguien con quien compartir mi Fe en Dios; un hombre que me ame, pero que ame a Dios por encima de todo. 
No necesito a un hombre que luche por la perfección financiera, porque yo no busco riquezas. Busco a alguien que se esfuerce y trabaje hombro a hombro conmigo para sostener nuestro hogar, que no sea una carga más en espera de ser “mantenido”. Yo necesito a alguien lo suficientemente sensible para que me comprenda por lo que yo paso en la vida como mujer, pero lo suficientemente fuerte para darme ánimo y no dejarme decaer. Yo estoy buscando a alguien a quien pueda respetar. Para poder apoyar a ese hombre, debo respetarlo y que me respete por lo que valgo. 
Busco a alguien en quien pueda confiar, que me respete como su pareja y mejor amiga. No a un hombre infiel, con un alma tan pobre que se irrespete a sí mismo entregándose a cualquiera solo por un momento de placer banal y animal. Busco a un hombre que pueda ser digno ejemplo para nuestros hijos, más no una vergüenza para ellos. Yo aspiro a atender a mi pareja, simplemente él tiene que merecérselo. Dios hizo al hombre y a la mujer en iguales condiciones para apoyarse mutuamente. Yo no puedo ayudar a un hombre inútil, que no se puede ayudar así mismo. Yo busco a un hombre sensible y con buenos sentimientos, porque él conocerá mis sentimientos con sólo mirarme a los ojos. Busco ternura. 
Cuando ella terminó me miró a los ojos. Me veía muy confundido y con interrogantes. 
Le dije: -Estás pidiendo mucho. 
Ella  contestó: -Yo valgo mucho.

“El Buscador”

Esta es la historia de un hombre al que yo definiría como un buscador…
Un buscador es alguien que busca; no necesariamente alguien que encuentra.  Tampoco es alguien que, necesariamente, sabe qué es lo que está buscando. Es simplemente alguien para quien su vida es una búsqueda.
Un día, el buscador sintió que debía ir hacia la ciudad de Kammir. Había aprendido a hacer caso riguroso de estas sensaciones que venían de un lugar desconocido de sí mismo. Así que lo dejó todo y partió.
Después de dos días de marcha por los polvorientos caminos, divisó, a lo lejos, Kammir, Un poco antes de llegar al pueblo, le llamó mucho la atención una colina a la derecha del sendero. Estaba tapizada de un verde maravilloso y había un montón de árboles, pájaros y flores encantadores. La rodeaba por completo una especie de pequeña valla de madera lustrada.
Una portezuela de bronce lo invitaba a entrar.
De pronto, sintió que olvidaba el pueblo y sucumbió ante la tentación de descansar por un momento en aquél lugar.
El buscador traspasó el portal y empezó a caminar lentamente entre las piedras blancas que estaban distribuidas como al azar, entre los árboles.
Dejó que sus ojos se posaran como mariposas en cada detalle de aquel paraíso multicolor.
Sus ojos eran los de un buscador, y quizá por eso descubrió aquella inscripción sobre una de las piedras:

Abdul Tareg, vivió 8 años, 6 meses, 2 semanas y 3 días

Se sobrecogió un poco al darse cuenta de que aquella piedra no era simplemente una piedra: era una lápida.
Sintió pena al pensar que un niño de tan corta edad estaba enterrado en aquel lugar.
Mirando a su alrededor, el hombre se dio cuenta de que la piedra de al lado también tenía una inscripción. Se acercó a leerla. Decía:

Yamir Kalib, vivió 5 años, 8 meses y 3 semanas

El buscador se sintió terriblemente conmocionado.
Aquel hermoso lugar era un cementerio, y cada piedra era una tumba.
Una por una, empezó a leer las lápidas.
Todas tenían inscripciones similares: un nombre y el tiempo de vida exacto del muerto.
Pero lo que lo conectó con el espanto fue comprobar que el que más tiempo había vivido sobrepasaba apenas los once años…
Embargado por un dolor terrible, se sentó y se puso a llorar.

El cuidador del cementerio pasaba por allí y se acercó.
Lo miró llorar durante un rato en silencio y luego le preguntó si lloraba por algún familiar.
-No, por ningún familiar —dijo el buscador—. ¿Qué pasa en este pueblo? ¿Qué cosa tan terrible hay en esta ciudad? ¿Por qué hay tantos niños muertos enterrados en este lugar? ¿Cuál es la horrible maldición que pesa sobre esta gente, que les ha obligado a construir un cementerio de niños?
El anciano sonrió y dijo:
– Puede usted serenarse. No hay tal maldición. Lo que pasa es que aquí tenemos una vieja costumbre. Le contaré…:

“Cuando un joven cumple quince años, sus padres le regalan una libreta como esta que tengo aquí, para que se la cuelgue al cuello. Es tradición entre nosotros que, a partir de ese momento, cada vez que uno disfruta intensamente de algo, abre la libreta y anota en ella:

A la izquierda, qué fue lo disfrutado.
A la derecha, cuánto tiempo duró el gozo.

Conoció a su novia y se enamoró de ella. ¿Cuánto tiempo duró esa pasión enorme y el placer de conocerla? ¿Una semana? ¿Dos? ¿Tres semanas y media…?
Y después, la emoción del primer beso, el placer maravilloso del primer beso…¿Cuánto duró? ¿El minuto y medio del beso? ¿Dos días? ¿Una semana?
¿Y el embarazo y el nacimiento del primer hijo…?
¿Y la boda de los amigos?
¿Y el viaje más deseado?
¿Y el encuentro con el hermano que vuelve de un país lejano?
¿ Cuánto tiempo duró el disfrutar de estas situaciones?
¿Horas? ¿Días?

Así, vamos anotando en la libreta cada momento que disfrutamos… Cada momento.

Cuando alguien se muere, es nuestra costumbre abrir su libreta y sumar el tiempo de lo disfrutado para escribirlo sobre su tumba. Porque ese es para nosotros el único y verdadero tiempo vivido”.

Lectura de Domingo:Como si fuese la primera vez

Yo quiero creer que voy a abrir los ojos cada dí­a como si fuese la primera vez. Ver a las personas que me rodean con sorpresa y espanto, alegre por descubrir que están a mi lado compartiendo algo llamado amor, de lo que se habla mucho pero se entiende poco.

Subiré al primer autobús que pase, sin preguntar adónde se dirige, y me bajaré en cuanto vea algo que me llame la atención. Pasaré junto a un mendigo que me pedirá una limosna. Tal vez se la dé, tal vez me parezca que se la va a gastar en bebida y pase de largo -escuchando sus insultos y entendiendo que esta es su manera de comunicarse conmigo-. Veré a alguien que está intentando destruir la cabina telefónica. Tal vez intente impedí­rselo, tal vez entienda que hace eso porque no tiene a nadie con quien conversar al otro lado de la lí­nea y, de esta manera, busca espantar su soledad.

Voy a mirarlo todo y a todos como si fuese la primera vez, sobre todo las pequeñas cosas, a las que ya estoy acostumbrado, de forma que acabe olvidándome de la magia que me rodea: las teclas de mi computadora, por ejemplo, que se mueven con una energí­a que yo no logro entender; el papel que aparece en la pantalla y que hace mucho tiempo que no se manifiesta de manera fí­sica, aunque yo crea que estoy escribiendo en una hoja en blanco, en la que resulta muy fácil corregir, apenas apretando una tecla. Al lado de la pantalla del ordenador se acumulan algunos papeles que nunca llego a poner en orden por falta de paciencia, pero, si empezara a pensar que esconden novedades, todas estas cartas, notitas, recortes y recibos adquirirí­an vida propia y tendrí­an historias curiosas sobre el pasado y sobre el futuro que contarme. Tantas cosas en el mundo, tantos caminos recorridos, tantas entradas y salidas en mi vida…

Voy a ponerme una camisa que uso muy a menudo y por primera vez voy a prestar atención a su etiqueta, a la manera como fue cosida, y voy a intentar imaginarme las manos que la diseñaron y las máquinas que transformaron este diseño en algo material, visible.

E incluso las cosas a las que estoy acostumbrado -, la taza del desayuno, el diario caminar por el barrio, las botas que se transformaron en una extensión de mis pies de tanto llevarlas- se verán revestidas del misterio del redescubrimiento. Que todo lo que toque mi mano, vean mis ojos o pruebe mi boca sea diferente ahora, aunque haya sido igual durante tantos años. De esta manera, todas ellas dejarán de ser naturaleza muerta, empezarán a transmitirme el secreto de por qué han permanecido tanto tiempo junto a mí­ y manifestarán el milagro del reencuentro con emociones que ya habí­an sido desgastadas por la rutina.

Quiero mirar por primera vez al sol si mañana hace buen tiempo; observar el tiempo nublado si mañana el dí­a es gris. Por encima de mi cabeza existe un cielo del que la humanidad entera, durante millares de años de observación, ya ha dado una serie de explicaciones razonables. Pues me olvidaré de todo lo que he aprendido sobre las estrellas y ellas se transformarán de nuevo en ángeles, o en niños, o en cualquier otra cosa en la que tenga necesidad de creer en un momento dado.

El tiempo y la vida lo fueron transformando todo en algo perfectamente comprensible -y a mí­ me hace falta el misterio, el trueno que es la voz de un dios enfurecido, y no una simple descarga eléctrica que provoca vibraciones en la atmósfera. Yo quiero llenar nuevamente mi vida de fantasí­a, porque un dios enfurecido es mucho más curioso, aterrador e interesante que un fenómeno fí­sico-.

Y, finalmente, que me mire a mí­ mismo como si fuese la primera vez que estuviese en contacto con mi cuerpo y con mi alma. Que mire a esta persona que camina, que siente, que habla como cualquier otra, y que me quede asombrado con sus gestos más simples, como conversar con el cartero, abrir la correspondencia o contemplar a su mujer durmiendo a su lado, preguntándose con quién estará soñando.

Y de esta manera seguiré siendo lo que soy y lo que me gusta ser: una sorpresa permanente para mí­ mismo. Este yo que no fue criado ni por mi padre, ni por mi madre ni por mi escuela, sino por todo aquello que he vivido hasta hoy, que olvidé repentinamente y que estoy descubriendo de nuevo.

The founders of a $100 million company shared their top 3 tips for living a happier life.

brothers

 

Life is good. Or, at least, it can be with a few simple tweaks to your routine.

The brothers John and Bert Jacobs, the founders of Life is Good, a $100 million New England-based apparel company best known for its optimistic T-shirts, about how to live a happier life.

“Ultimately, I think the recipe for happiness is pretty much universal and it’s how you spend your time,” John says. “And that should be doing things you love, doing things that are meaningful, helping other people, and spending time with people you love.”

Here are three other ways the brothers say you should spend your time to life a happier, more fulfilling life:

Say “yes” to who and what’s important and “no” to everything else.

“Yes” and “no” are both powerful words.

“Decide what and who is most important in your life, and say ‘yes’ to them,” the brothers write in their book, “Life is Good.” “Say ‘no’ to everything else.”

They’re not just referring to people — the brothers are also talking about more trivial things, like old toys or clothes. If you don’t use them or need them anymore, get rid of them, they advise.

And, most importantly, they say, learn to politely decline social events that “drain more than they fuel your positive energy” in favor of spending quality time with friends and family.

Cut down on your media consumption and screen time.

Unplugging from the digital world is a popular tip that not many people seem to follow. But maybe they should.

A few years ago the Jacobs brothers decided to get off email completely — a move that has made them feel more “free” and has helped them be more focused and productive.

“It allows us to spend more time on high-level questions, puzzles, or projects and to be more creative because we have more mind space for that now,” John says.

The brothers have also cut back on their media consumption — particularly the “negative news cycle.” “Bad thing do happen. But you know what? Good things happen too,” they say.

Spend more time outside.

The Jacobs brothers grew up outside of Boston near Walden Pond, where Henry David Thoreau spent two years in a 10 foot by 15 foot house in an effort to reconnect with himself and nature.

“I went to the woods because I wished to live deliberately, and see if I could learn what it had to teach, and not, when I came to die, discover that I had not lived,” Thoreau wrote.

The brothers say spending time outdoors is so important not only because of the beauty it has to offer, but also because of what it doesn’t have — smartphones, computers, media, etc.

 

 

 

 

 

 

 

El derecho a la ofensa. Necesitamos aprender insensibilidad.

El filósofo de origen austriaco Karl Popper pronunció esa famosa frase que dice que la lucha por la libertad es como una guerra que nunca se gana del todo. Las generaciones y los países pueden vencer o perder una batalla, pero la guerra sigue. La libertad de expresión no es un regalo que nos cae del cielo. Para que prospere, necesita que la alimentemos y la protejamos. De lo contrario, puede desaparecer.

Aunque nadie —Vladímir Putin y Xi Jiping incluidos— se declara en contra de ella, nunca ha estado tan regulada como en la actualidad. La gente dice que está a su favor, pero, a renglón seguido, enumeraremos toda una lista de salvedades que, en realidad, implican que no se desea la expresión libre en ningún sentido significativo. En suma: la libertad de expresión pasa por un mal momento.

El debate sobre sus límites se produce en un nuevo entorno definido por las fuerzas de la globalización. Dos factores impulsan el proceso. Uno es la tecnología digital, que supone que lo que se publica en determinado lugar en realidad se está publicando en todas partes al mismo tiempo. Las viñetas publicadas en un periódico de Dinamarca en un idioma que muy poca gente comprende son accesibles en cualquier lugar del mundo. Y no solo eso; hasta es posible que en Pakistán, Afganistán o Arabia Saudí haya personas que reaccionen a ellas y planteen exigencias políticas con respecto a la ley que regula los límites de la libertad de expresión en un país lejano.

Los avances tecnológicos han hecho que acontecimientos ocurridos en las zonas más remotas del planeta ya no sean percibidos como distantes. Toda noción de contexto se desvanece. Lo que aparece en Internet está en todas partes. En el caso del humor, y de la sátira en particular, esta pérdida de contexto abre la puerta a infinidad de posibles malentendidos y motivos de ofensa. Esa fue una de las razones por las que, durante la crisis de las viñetas de Mahoma de 2006, tras su publicación en el periódico danés Jyllands-Posten, los manifestantes del mundo musulmán y la Organización de la Cooperación Islámica (OCI) estuviesen convencidos, debido a rumores infundados, de que Dinamarca discriminaba a su población musulmana. Exigían que este y otros países penalizasen la sátira y las críticas dirigidas contra el islam y el profeta Mahoma, cuando la pura verdad es que, en Dinamarca, los musulmanes gozan de más derechos que en el mundo islámico.

El otro factor que contribuye al debate sobre la libertad de expresión en el mundo actual es la inmigración, el hecho de que nunca antes en la historia de la humanidad un número de personas tan elevado haya cruzado tantas fronteras en tan poco tiempo. En 1970 se calculaba que en el mundo había 70 millones de emigrantes. Hoy la cifra es de más de 200 millones, y va en aumento. Esto quiere decir que la gran mayoría de las sociedades europeas y de otras partes del planeta son cada vez más diversas en lo que se refiere a cultura, etnia y religión. Por primera vez en la historia, la mayor parte de la población mundial vive en zonas urbanas. Convivimos cada vez más con personas diferentes de nosotros. El riesgo de molestar o de decir algo que exceda los límites de alguien no deja de aumentar.

La actual crisis de los refugiados ha reforzado el debate de la pasada década sobre inmigración, integración, los límites de la libertad de expresión en una democracia multicultural y el islam.  Frente a esta nueva realidad, el desafío de Europa es cómo hacer frente a una diversidad creciente, sin renunciar a libertades fundamentales como la libertad de expresión.

Si estamos comprometidos con la igualdad, podemos distinguir dos maneras fundamentales de abordar este reto de proporciones históricas. Una es decir que si el otro acepta mi tabú, yo acepto el suyo. Si el otro se abstiene de criticar y ridiculizar lo que es sagrado para mí, y de mofarse de ello, entonces yo haré lo mismo con los temas que sean delicados para él. Si un grupo quiere protección frente a los insultos, entonces todos los grupos deberían estar protegidos. Si negar el Holocausto, los crímenes del comunismo o el genocidio armenio es un delito, como ocurre en muchos países europeos, las viñetas que representan al profeta Mahoma también se deberían prohibir. Y si eso es así, también tendríamos que prohibir las sátiras dirigidas contra Jesús, Moisés y otros profetas e iconos religiosos. Si queremos ser conscientes y serios en lo relativo a la igualdad, nadie debería tener tampoco el derecho a ridiculizar y burlarse de dioses laicos como Karl Marx o Adam Smith.

No me malinterpreten. Yo creo que hay una diferencia fundamental entre negar el asesinato masivo de los judíos europeos y reírse de un símbolo religioso, pero es una diferencia moral, y no debería ser legal. Esta opción —si tú respetas mi tabú yo respetaré el tuyo— suena bonita y atractiva a primera vista, pero puede entrar fácilmente en una espiral sin control: antes de que nos demos cuenta, apenas se podrá decir nada, lo cual llevará a una tiranía del silencio. Este es el caso en particular de la actual cultura del fundamentalismo del agravio.

La segunda opción es decir que en una democracia no existe el derecho a no ser ofendido. El desafío reside en formular las restricciones mínimas a la libertad de expresión que nos permitan coexistir en paz. Una sociedad que abarque muchas culturas diferentes necesita más libertad de expresión que una que sea significativamente más homogénea.

En mi opinión, la premisa es lógica y obvia. Sin embargo, el punto de vista opuesto cuenta con un amplio apoyo en Europa. Para evitar choques, cuanto mayor sea la diversidad de valores, religiones, ideologías y convicciones, menos libertad tiene que haber. Este planteamiento conducirá inevitablemente a que se exijan nuevas limitaciones a la expresión, sobre todo en la situación actual.

La comisaria europea de Justicia, Vera Jourova, de la República Checa, confirmaba recientemente esta inquietante tendencia. En respuesta a las duras denuncias verbales de muchos europeos sobre la afluencia de inmigrantes y refugiados, declaraba: “Si la libertad de expresión es una de las piedras angulares de una sociedad democrática, la incitación al odio es una flagrante violación de esa libertad. Se debe castigar severamente”. Y para equilibrar las cuentas tras el estallido de ataques antisemitas y de violencia en Europa, instó a poner en práctica la decisión de combatir la xenofobia y el racismo tomada por la Unión Europea en 2008: “Me parece vergonzoso que la negación del Holocausto solo sea un delito en 13 de los Estados miembros”. Este llamamiento a fijar nuevos límites a la libertad de expresión resulta problemático por diversos aspectos. En primer lugar, en una sociedad multicultural en la que la gente se identifica con diferentes valores y sistemas de creencias, la incitación al odio para unos será poesía para otros. Lo que es sagrado para un grupo será blasfemia para otro.

En segundo lugar, no hay una definición común y unificada del odio. Es un concepto resbaladizo que se puede utilizar con facilidad para criminalizar puntos de vista que no gustan a la mayoría. En tercer lugar, no parece que Jourova haga ninguna distinción entre incitación al odio, incitación a la violencia y violencia real. Así es como actúa una dictadura: criminaliza las palabras como si fuesen hechos y no distingue entre ellas. Por eso, en los países donde no hay libertad se encarcela a los disidentes por alterar la paz pública, o incitar a derribar el orden político. Las palabras son hechos, y, por tanto, se puede procesar a la gente por lo que dice, no por lo que hace.

En cuarto lugar, históricamente, la libertad de expresión ha sido un arma de los movimientos sociales para promover el cambio. Pensemos en el movimiento por los derechos de los trabajadores, en el de la liberación de la mujer, en el de los derechos de los homosexuales, en el de los derechos civiles, y así sucesivamente. A lo largo de la historia, los poderes han intentado utilizar la ley para silenciar esas voces acusándolas de incitación al odio. Por eso, se debería ser muy cauteloso con el uso de la ley para limitar la libertad de expresión en un supuesto esfuerzo por proteger a las minorías. Las leyes que imponen nuevas restricciones a la posibilidad de expresarse pueden volverse muy fácilmente contra las mismas minorías a las que pretendían defender. Por ejemplo, el Partido de la Libertad de Geert Wilders, en Holanda, quiere utilizar la actual legislación contra la incitación al odio para prohibir el Corán.

El lema de la Unión Europea es “Unida en la diversidad”. Lamentablemente, no parece que ese sea el caso cuando se trata de la diversidad de opiniones. Creo que la única restricción clave a la libertad de expresión que necesitamos es la relativa a la incitación a la violencia. Aparte de eso, la gente debería ser libre de expresar lo que piensa.

No será fácil, y exigirá un cambio en la cultura del agravio y el fundamentalismo del insulto, hoy tan extendidos.

Requerirá que se entienda el hecho de que en una democracia disfrutamos de muchos derechos: el derecho al voto, el derecho a la libertad religiosa y de expresión, el derecho de reunión o la libertad de movimiento, entre otros.

Pero el único derecho que no deberíamos tener en una democracia es el derecho a no ser ofendidos. Así que, en vez de enviar a la gente a que aprenda a tener sensibilidad cuando dice algo ofensivo, todos necesitamos aprender insensibilidad. Necesitamos más tolerancia a la crítica si queremos que la libertad de expresión sobreviva en un mundo globalizado.

 

flower

To my Daugther: Being a teenager is …

Uncomfortable (many things are banned) Very exiting, you learn many things about yourself and others. Amazing (it lasts only few years and we will miss these years in future) Great, because young years are given only once Interesting, because you understand who you are Being a teenager is fun because you can get certain freedoms like going home later, hanging out more with my friends, be allowed to watch more mature movies, etc.
Being a teenager is exciting because there are so many opportunities. There are so many things that you can do and then things that you can’t do that you can still try to do. Also, there are many things that you have to look forward to. Also, there are so many words you can make up like “shebeen”, “kudos” and “o, Snapple”. By Chris Warring (U)
Being a teenager is strange. I think that teenage years are the most stressful years of our lives (not if you have my brother as a son though) because we have to deal with peer pressure. By Jessica Hoy (U)
Being a teenager today is not as easy as it seems. Everyday we face decisions that can affect our future. Sometimes we are driven by our emotions and the pressure to be accepted, but it is extremely important to realize that decision we make reflect our values and the things that are important to us.
As we go through our teenager years, we realize that the mistakes we make are necessary to learn and improve ourselves, but without guidance from people who love us, we could never stand up again and move forward. In a few years, no one will care if we had the coolest wardrobe or the best car, but they will remember whether or not we had the courage to stand up to our beliefs and be the better person. By Mariana Santos(M)
Being a teenager is a time that is very frustrating. You are now old enough to argue with your parents; your parents always think that you are wrong. They won’t let you express your opinion because it is known as “talking back”!AAHHHHHHHHHHHHHHHHHHHH!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!! By Ashley Clark (U)
Being a teenager is, well I don’t really know how to describe it. It seems a little different; but also it feels like nothing really new, just another normal day for me. Yes, it did feel like I’m a little smarter and a little older, but it isn’t really that big of a change. What I’ve noticed in others, is that they are more interested in like having a boyfriend/girlfriend type of life, but that’s about it. By Katie Cersley (U)
Being a teenager is really cool because you have a lot of freedoms like going late to parties, going with your friends to cool places and doing fun stuff. You can also decide what to do with your life, and decide what profession you are going to study. I think that this age is really great, and it is also short, so you should take advantage of it and make the best of it.Rodrigo Chapa (M)
It is the beginning of many changes, Something that a friend told me years ago is that punks in England took clothes from previous youth cultures, reassembled them with safety pins and made something new. That image was really evocative to me. Because while Teenage is about the past in a way I confront myself with new generations, really my aim is to reflect on the present – to understand how conflicts between generations endure – and to show that we should have a very optimistic attitude towards youth today. It’s time we start giving adolescents a bit more respect. Not in terms of being consumers, but in terms of being human beings who will be living in the future, and so might have some ideas about how they want the world to be. YOUR DAD……..

17 Truths Of Life Explained Perfectly By Charlie Chaplin

Born in England on April 16th 1889, Charles Spencer Chaplin hailed from a family of artists. Taking up the job of spreading happiness at a tender age of about 12, Chaplin grew up to become one of the most celebrated figures in the film industry.

However, behind that splendid career spanning for about 75 years lied many traumatizing life struggles. Undeterred (yet most times, broken inside), he kept a hilarious front that garnered him immense fame worldwide and also, immense wisdom.

It requires sheer courage to be able to spread laughter while keeping personal problems buried deep inside and no one but comedians understand this truth very well. And for Charlie Chaplin, it was a tough personal ride, which each time he came in front of the camera, he converted it into a joke for the audience to smile.

Below listed are some of the blatant truths of life from the man himself.

Una Imagen y una realidad aterradoras

childchild2

Siempre se ha dicho que una imagen vale mas que mil palabras. Esta es sin duda una de las imagenes mas aterradoras que he visto en mucho tiempo. Y no pretendo llegar a las mil palabras para expresar mi indignacion y tristeza. Que esta pasando en este mundo? En que nos estamos convirtiendo? Como le ponemos fin a la indolencia e indiferencia a la que todos estamos sometidos.

Un pequeno angel de 3 anos, refugiado de Siria,  muere sumergido en el mar ante la indiferencia de paises y organismos internacionales que voltean la cara ante la tragedia humana que no solo se crece dia a dia pero que amenaza en tornarse insostenible. Es que la ONU, la UNESCO y tantos paises desarrollados no se dan cuenta de la tragedia que nos amenaza?

La humanidad enfrenta una crisis de valores muy profunda. Hay zonas en el mundo donde vivir se ha hecho imposible. Y cuando eso sucede el ser humano es capaz de todo por sobrevivir. Dificiles los tiempos en que hay que explicar lo obvio. Cientos de miles de personas se desplazan por el mundo buscando un lugar par poder vivir en paz. Cientos mueren . Familias destrozadas. Pueblos enteros borrados de las faz de la tierra. Ninos refugiados….. si lo repito: NINOS REFUGIADOS. Es repugnante e indignante.

La imagen de este nino ahogado representa mas que una perdida humana. Es la muestra evidente de lo que esta sucediendo en nuestras narices: se estan muriendo nuestros hijos y lo unico que hacemos es virar la cara al recoger sus cadavers para esconder nuestras miserias. Quien lo podia haber imaginado, la especie superior del reino animal no ha sido capaz de proteger y mantener a sus semejantes. Cuan complices somos de tanta barbarie.

La humanidad esta en peligro de sucumbir ante y por su propia voluntad.