ALICE ( tomado de PC )

I wonder if I’ve been changed in the night? Let me think. Was I the same when I got up this morning? I almost think I can remember feeling a little different. But if I’m not the same, the next question is ‘Who in the world am I?’ Ah, that’s the great puzzle!

If it had grown up, it would have made a dreadfully ugly child; but it makes rather a handsome pig, I think. Oh, how I wish I could shut up like a telescope! I think I could, if I only knew how to begin.

If everybody minded their own business, the world would go around a great deal faster than it does.

Begin at the beginning and go on till you come to the end: then stop.

It would be so nice if something made sense for a change.

You are old, Father William, your hair has become very white. And yet you incessantly stand on your head – do you think, at your age, it is right?

If you don’t know where you are going, any road will take you there.

The adventures first… explanations take such a dreadful time.

We are all mad here ( The Cat)

Advertisements

The answer

At the center of your being you have the answer; you know who you are and you know what you want.

If you do not change direction, you may end up where you are heading.
Life is a series of natural and spontaneous changes. Don’t resist them – that only creates sorrow.
Let reality be reality. Let things flow naturally forward in whatever way they like.

Rejoice in the way things are.When you realize there is nothing lacking, the whole world belongs to you.

Being deeply loved by someone gives you strength, while loving someone deeply gives you courage.

Kindness in words creates confidence.
Kindness in thinking creates profoundness.
Kindness in giving creates love.

Respond intelligently even to unintelligent treatment.

The words of truth are always paradoxical.
Truthful words are not beautiful; beautiful words are not truthful.
Good words are not persuasive; persuasive words are not good.

Nature does not hurry, yet everything is accomplished

Eso también servirá con nosotros

Una fábula del escritor libanés Mikail Naaimé puede ilustrar bien el peligro de seguir los métodos de otros, por muy nobles que parezcan ser:

-Tenemos que romper las cadenas de la esclavitud a la que el hombre nos tiene sometidos –le dijo un buey a sus compañeros -. A lo largo de muchos años les hemos oído decir a los seres humanos que la puerta de la libertad está manchada con la sangre de los mártires. Vamos a descubrirla y entraremos allí con la fuerza de nuestros cuernos”.

Caminaron durante días y noches por la carretera hasta que vieron una puerta toda manchada de sangre.

-He aquí la puerta de la libertad –dijeron -. Sabemos que nuestros hermanos fueron sacrificados ahí.

Uno tras otro, los bueyes fueron entrando. Y sólo una vez dentro, cuando ya era demasiado tarde, acabaron dándose cuenta: aquella era la puerta del matadero.

Responsabilidad y riesgo

La raíz latina de la palabra “responsabilidad” desvela su significado: capacidad de responder, de reaccionar.Un guerrero responsable fue capaz de observar y de practicar. Fue, incluso, capaz de ser “irresponsable”: alguna vez se dejó llevar por los acontecimientos, sin reaccionar.Pero aprendió las lecciones. Adoptó una actitud, escuchó un consejo, tuvo la humildad de aceptar ayuda.Un guerrero responsable no es el que se pone sobre los hombros el peso del mundo; es aquel que consigue enfrentar los desafíos de cada día.Por supuesto, a veces le entra miedo cuando tiene que tomar una decisión importante.

-Esto es demasiado grande para ti- dice un amigo.

-Adelante, sé valiente – dice otro.

Y sus dudas aumentan.

Tras algunos días de angustia, él se recoge en un rincón de su tienda, donde suele sentarse para meditar y orar. Se ve a sí mismo en el futuro. Ve a las personas que saldrán beneficiadas o perjudicadas por su actitud. No quiere causar sufrimientos inútiles, pero tampoco quiere abandonar el camino.El guerrero entonces deja que la decisión se manifieste. Si hay que decir que sí, lo dirá con valentía. Si hay que decir que no, no será cobarde para hacerlo. Cuando el guerrero asume una responsabilidad, mantiene su palabra.Los que prometen y no cumplen, pierden su amor propio, tienen vergüenza de sus propios actos. La vida de estas personas consiste en huir. Gastan mucha más energía deshonrando la palabra que la que el guerrero de la luz emplea para cumplir sus compromisos.A veces, él también asume una responsabilidad tonta, que le dará perjuicios. No vuelve a repetirlo, pero, de todas maneras, honra su palabra y paga el precio de su precipitación.Claro que termina escuchando opiniones que le son contrarias. Pero, antes de prestar oídos a cualquier cosa, procura informarse de si quien da estas opiniones realizó alguna vez un trabajo mejor que el suyo. Generalmente, los que critican nunca vivieron su propio sueño; sólo los vencedores son tolerantes y generosos.

¿Por qué critican?

Porque, a cada paso al frente que el guerrero dio, esta persona se quedó rezagado un paso más. Para ella resulta duro aceptar que alguien está alcanzando todo lo que ella creía inalcanzable.Eso no quiere decir que el guerrero no dé pasos en falso: va a equivocarse muchas veces, pero eso no tiene mayor importancia. Equivocarse forma parte del camino, corregir el error forma parte de su responsabilidad.Para equivocarse menos, el guerrero descansa de vez en cuando, y se alegra con las cosas sencillas de la vida. sabe que las cuerdas que están permanentemente tensas se acaban desafinando. Que los caballos que no paran de saltar obstáculos, acaban rompiéndose una pata. Que los arcos que se curvan a diario, terminan por no lanzar las flechas con la misma fuerza.

Permaneciendo abiertos al amor

Existen momentos en los que nos gustaria mucho ayudar a quienes amamos, pero no podemos hacer nada: o las circunstancias no permiten que nos aproximemos, o la persona permanece cerrada ante cualquier gesto de solidaridad y apoyo.
     Entonces sólo nos resta el amor. En los momentos en que todo es inútil, aún podemos amar – sin esperar recompensas, cambios ni agradecimientos.
     Si conseguimos actuar de esta manera, la energía del amor empieza a transformar el universo que nos rodea. Cuando esta energía aparece, siempre consigue realizar su trabajo.
     “El tiempo no transforma al hombre. El poder de la voluntad no transforma al hombre. Lo transforma el amor”, dice Henry Drummond.
     Conoci  del caso de una criatura que fue brutalmente golpeada por sus padres. Como resultado su cuerpo perdió la capacidad de movimiento y además quedó sin habla.
     Internada en el hospital, fue cuidada por una enfermera que le decía diariamente “yo te quiero”. Aunque los médicos sostenían que no conseguía escucharla y que sus esfuerzos eran inútiles, la enfermera continuaba repitiendo “Yo te quiero, no lo olvides”.
     Tres semanas después, la criatura había recuperado sus movimientos. Cuatro semanas después, volvía a hablar y a sonreir. La enfermera nunca concedió entrevistas, y el diario no publicaba su nombre – pero queda aquí el registro, para que no olvidemos nunca que el amor cura.
     El amor transforma, el amor cura. Pero a veces el amor construye trampas mortales, y termina destruyendo a la persona que decidió entregarse por completo. ¿Qué sentimiento complejo es éste que – en el fondo – es la única razón para continuar vivos, luchando, procurando mejorar?
     Sería una irresponsabilidad intentar definirlo porque, como todo el resto de los seres humanos, yo solamente consigo sentirlo. Se escriben miles de libros, se estrenan obras teatrales, se producen films, se crean poesías, se tallan esculturas en madera o mármol, pero, a pesar de ello, todo lo que el artista puede transmitir es la idea de un sentimiento, pero no el sentimiento en sí mismo.
     No obstante, aprendí que este sentimiento está presente en las pequeñas cosas y se manifiesta en la más insignificante de las actitudes que tomamos; por lo tanto es necesario tener el amor siempre en mente cuando actuamos o dejamos de actuar.
     Coger el teléfono y decir la palabra de cariño que postergamos. Abrir la puerta y dejar entrar a quien necesita nuestra ayuda. Aceptar un empleo. Abandonar un empleo. Tomar la decisión que estábamos dejando para después. Pedir perdón por un error que cometimos y que no nos deja en paz. Exigir un derecho que tenemos. Abrir una cuenta en el florista, que es más importante que el joyero. Poner la música bien alta cuando la persona amada esté lejos, pero bajar su volumen cuando se halla cerca. Saber decir “sí” y “no”, porque el amor lidia con todas las energías del hombre. Descubrir un deporte que pueda ser practicado por ambos. No seguir ninguna receta, ni siquiera las contenidas en este párrafo, porque el amor requiere creatividad.
     Y cuando nada de eso sea posible, cuando lo que resta es apenas soledad, entonces acordarse de esta historia:     “Una rosa soñaba día y noche con la compañía de las abejas, pero ninguna venía a posarse en sus pétalos.
     La flor, sin embargo, continuaba soñando. Durante sus largas noches imaginaba un cielo donde volaban muchas abejas que venían a besarla cariñosamente. Así conseguía resistir hasta el día siguiente, cuando volvía a abrirse con la luz del sol.
     Cierta noche, conociendo la soledad de la rosa, la luna preguntó:
     – ¿Tú no estás cansada de esperar?
     – Quizás. Pero tengo que seguir luchando.
     -¿Por qué?
     – Porque si no me abro, me marchitaré.”
     En los momentos en que la soledad parece destruir toda la belleza, la única manera de resistir es continuar abiertos.

El nuevo camino

 

        En los ultimos tiempos procuro entender porque todo el mundo tiene miedo de cambiar. Me pregunto si la unica manera de que el ser humano alcance la felicidad es encontrando a la persona amada. Creo que no.

El amor cambia, aunque nadie parece entenderlo. La idea de que el amor conduce a la felicidad es una invención moderna. Nos ensenan que el amor debe durar para siempre, y que el matrimonio es el mejor lugar para disfrutarlo. En el pasado no se era tan optimista en lo que respecta a la longevidad de la pasión”.

Romeo y Julieta no es una historia feliz: es una tragedia. En las últimas décadas ha crecido mucho la expectativa que se ha puesto en el matrimonio como camino para la realización personal. Y la decepción y la insatisfacción han crecido paralelamente”.

Según las prácticas mágicas de los hechiceros del norte de México, siempre hay un acontecimiento en nuestras vidas responsable porque hayamos dejado de progresar. Un trauma, una derrota especialmente amarga, una desilusión amorosa, incluso una victoria mal asimilada, pueden acobardarnos y detenernos. El hechicero, en su proceso de creciente unión con los poderes ocultos, tiene, antes de nada, que librarse de este “punto acomodador”, y para eso debe revisar toda su vida y descubrir dónde se produjo.

Segun nos preparan y ensenan, llega un determinado momento de nuestras vidas en el que “alcanzamos nuestro límite”. Ya no debemos cambiar más. Ya no conseguimos crecer más. Tanto la profesión como el amor alcanzaron su estadio ideal, y lo mejor es dejarlo todo como está. ¿No es verdad? La verdad es la siguiente: siempre podemos ir más lejos. Amar más, vivir más, arriesgar más.

Jamás la inmovilidad es la mejor de las soluciones. Porque todo a nuestro alrededor cambia (incluso el amor) y tenemos que seguir este ritmo.

Si me hubiese propuesto continuar como era hace veinte anos, jamas hubiese llegado a donde estoy hoy. Si me detengo en el ser que hoy pretendo amar sin encontrar correspondencia o que por temor no se entrega, dejare de sonar.  El hombre nunca puede parar de soñar. El sueño es el alimento del alma, así como el alimento del cuerpo es la comida. En muchas ocasiones, durante nuestra existencia, vemos cómo se rompen nuestros sueños o se frustran nuestros deseos, pero es necesario continuar soñando, pues en caso contrario nuestra alma se muere.

Nos aferramos a nuestros limites y creamos en nuestra mente un lugar de comodidad, pretendiendo que nadie penetre en el. Cuando ese sagrado lugar se derrumba, solemos preguntarnos: ¿Cómo pudo ocurrirnos a nosotros semejante cosa?

Todos tenemos tendencia a pretender el cautiverio porque solemos ver la libertad como algo que no tiene límites ni responsabilidades. Es por esta razón por lo que intentamos esclavizar todo lo que amamos, como si el egoísmo fuera la única manera de mantener nuestro mundo equilibrado. El amor no limita: amplía nuestros horizontes, podemos ver claramente lo que está fuera, y podemos ver con mayor claridad aún los lugares oscuros de nuestro corazón.

Pore so es importante que cuando encuentres algo, continúa buscando de todas formas, con entusiasmo y curiosidad. A pesar de los errores que eventualmente puedas cometer, el amor es más fuerte, permite que el pájaro vuele en libertad, y cada paso ya no será apenas un movimiento hacia delante, sino que contendrá en sí mismo todo un nuevo camino.

Quisas ya es hora de un nuevo camino. Y por Nuevo, sera tan intenso como el primero.

La vocacion personal

Todos tenemos que ser conscientes de nuestra vocación personal. ¿Qué es una vocación personal? Es la bendición de Dios, que es el camino que Dios escogió para ti aquí en la Tierra. Cada vez que hacemos algo que nos llena de entusiasmo, estamos siguiendo nuestra leyenda. Sin embargo, no todos tienen el coraje de enfrentar nuestros propios sueños.

¿Por qué?

Hay cuatro obstáculos. En primer lugar: se nos dice desde la infancia que todo lo que quiero hacer es imposible. Crecemos con esta idea, y con los años se acumulan, lo mismo sucede con las capas de prejuicios, el miedo y la culpa. Llega un momento en que nuestra vocación personal es tan profundamente enterrados en el alma como para ser invisible. Pero aún está ahí.

Si tenemos el coraje de soñar desenterrar, que entonces se enfrenta el segundo obstáculo: el amor. Sabemos lo que queremos hacer, pero tienen miedo de lastimar a los que nos rodean, abandonando todo el fin de lograr su sueño. No nos damos cuenta que el amor es sólo un nuevo impulso, no es algo que les impide ir hacia adelante. No nos damos cuenta que los que realmente nos deseamos lo mejor quiere que seamos felices y están dispuestos a acompañarnos en este viaje.

Una vez que hemos aceptado que el amor es un estímulo, nos encontramos con el tercer obstáculo: el miedo a las derrotas nos encontraremos en el camino. Tenemos que luchar por nuestros sueños, sufre mucho más cuando no funciona, porque no podemos caer en la vieja excusa: “Oh, bueno, yo realmente no lo quieren de todos modos.” Hacemos lo que quieren y saben que hemos apostado todo sobre él y que el camino de la vocación personal no es más fácil que cualquier otro camino, salvo que todo nuestro corazón en este viaje. Entonces, los guerreros de la luz debe estar preparado para tener paciencia en los momentos difíciles y saber que el Universo conspira a nuestro favor, a pesar de que no puede entender cómo.

Yo me pregunto: ¿son necesarias las derrotas?

Bueno, es necesario o no, de que se produzcan. La primera vez que comienza la lucha por nuestros sueños, no tenemos experiencia y comete muchos errores. El secreto de la vida, sin embargo, es caer siete veces y levantarse ocho veces.

Así que, ¿por qué es tan importante para vivir nuestra vocación personal, si sólo vamos a sufrir más que otras personas?

Porque, una vez que han superado las derrotas – y siempre – que son ocupados por una mayor sensación de euforia y confianza. En el silencio de nuestro corazón, sabemos que estamos demostrando que somos dignos del milagro de la vida. Cada día, cada hora, es parte de la buena batalla. Comenzamos a vivir con entusiasmo y placer. Intenso, el sufrimiento inesperado pasa más rápido que el sufrimiento que parece soportable, esta última se prolonga por años y, sin darnos cuenta, corroe el alma, hasta que un día, ya no somos capaces de liberarnos de la amargura y se queda con nosotros por el resto de nuestras vidas.

Después de haber desenterrado nuestro sueño, que han utilizado el poder del amor para alimentar y pasó muchos años que viven con las cicatrices, de pronto cuenta de que lo que siempre ha querido está allí, esperando por nosotros, tal vez el día siguiente. Luego viene el cuarto obstáculo: el miedo a hacer realidad el sueño para el que hemos luchado toda la vida.

Oscar Wilde dijo: “cada hombre mata lo que ama”. Y es cierto. La mera posibilidad de obtener lo que queremos llena el alma de la persona común y corriente con la culpa. Miramos a nuestro alrededor a todos aquellos que no han podido conseguir lo que quieren y sienten que no merecen para conseguir lo que quiero. Nos olvidamos de todos los obstáculos que superó, todo el sufrimiento que soportó, todas las cosas que tuvo que abandonar con el fin de llegar hasta aquí. He conocido a mucha gente que, cuando su vocación personal estaba a su alcance, llegó a cometer una serie de errores estúpidos y nunca alcanzó su objetivo – cuando era sólo un paso.

Este es el más peligroso de los obstáculos, porque tiene una especie de aura de santidad al respecto: renunciar a la alegría y la conquista. Pero si usted cree que eres digno de lo que tanto luchó para conseguir, entonces usted se convierte en un instrumento de Dios, que ayudan al Alma del Mundo y entiende por qué estás aquí.