Carta a un desconocido

“Sentir el cariño de los que no conocemos,

de los desconocidos que están velando nuestro sueño y nuestra soledad,

nuestros peligros o nuestros desfallecimientos,

es una sensación aún más grande y más bella,

porque extiende nuestro ser y abarca todas las vidas.”

Pablo Neruda

 Querido Desconocido:

No sé quién eres, pero no me importa; me importas igual. Que no te conozca no quiere decir que no me importes. Me importa tu felicidad, me importa tu vida, me importa tu sonrisa, me importan tus lágrimas, me importan tus problemas, me importan tus dificultades… Me importas, en fin.

Me importas porque en parte sí te conozco. Sé que te gusta disfrutar en grande de las pequeñas cosas de la vida. Sé que no te gusta que te hagan daño. Sé que no te gusta que te engañen. Sé que no te gusta sentirte solo ni olvidado. Sé que te gusta que te hagan caso y te tengan en cuenta. Sé que te gusta sentirte querido. Sé que te gusta sacarle algo de provecho a la vida en este caótico mundo.

Lo sé, porque a mí me pasa lo mismo, porque tú y yo no somos tan diferentes. Cuando te conoces a ti mismo y te das cuenta de qué cosas son las que necesitas para vivir bien, también conoces a los demás y te das cuenta de que los demás también necesitan las mismas cosas para vivir bien. Cuando uno se conoce bien a sí mismo, ya no tiene enemigos.

Puede que algún día nos encontremos…

Puede que algún día nos conozcamos mejor…

Puede que algún día nuestros caminos se crucen y compartamos una estela de nuestras vidas…

Puede que algún día nos ayudemos a construirnos, a construir nuestra historia y nuestro destino, a encontrarnos un poquito más a nosotros mismos…

Puede que algún día pueda hacer algo por ti, o tú algo por mí…

Puede que algún día, juntos, cambiemos nuestras vidas.

Así somos los seres humanos, individuos individuales, pero no por ello cerrados, absolutos, parcelados o aislados. No somos nadie sin lo demás, sin los demás, sin la otredad; porque nosotros somos la suma de todo lo demás, de todos los demás, de la otredad, de lo que no éramos nosotros pero pasó a ser parte de nosotros cuando se cruzó en nuestro camino.

A ti, Desconocido, que ahora no formas parte de mí, nos une mucho más de lo que pensamos. Nos une un mismo sustrato (la Tierra), nos une una misma materia prima (hidrocarburos), nos une una misma cultura, unas mismas necesidades vitales, nos une un mismo Dios que nos creó como a hermanos.

Así que, a fin de cuentas, quizá sí formes parte de mí. Y por eso me importas, por eso me importa lo que te pase. Y por eso voy a luchar por ti y por mí, por nosotros, por lo que tú y yo construyamos juntos o separados, por nuestros hijos, por nuestro destino.

Éstos son los principios, las premisas, los ideales, los descriptores, las máximas, las bases de mis sueños por ti, Desconocido, porque probablemente te acabes convirtiendo en una parte más grande de mí. Porque todas las cosas son una sola, porque ambos formamos parte de ése todo.

Recibe un cordial saludo.

Te amo.

Advertisements

Author: Carlitos Way BLOG

El tiempo... Traicionero amigo... Quizás nos permite ver todo más claro, tal vez nos permita calmarnos un poco y seguramente también hará que perdamos la oportunidad y lo perdamos todo...

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s