LA EDUCACIÓN QUE TENEMOS NOS ROBA LA CONCIENCIA, EL TIEMPO Y LA VIDA

El mundo está en una crisis profunda porque no tenemos una educación para el desarrollo de la conciencia. La educación debería liderar el cambio, pero nuestros conceptos esta obsoletos y fosilizados.
Nos enseñaron a hablar, a leer, a escribir, nos enseñaron cálculos algebraicos ¿Y quién nos enseña que ser feliz es importante para la vida. Uno tiene que querer a su niño interior. La educación tradicional no ayuda a quererlo, sino a reprimirlo y enfermarlo. No se educa para la sabiduría ni para la comprensión, se educa para pasar pruebas, para pasar test. Esa es la terrible pérdida de vida y de tiempo y el robo que le hacen a la gente en sus vidas.
No se nos educa para ser feliz. Si se calculara el precio de la infelicidad que se va creando en el transcurso de nuestras vidas, se vería lo antieconómica que es nuestra educación.
En casi toda la educacion que recibimos, en la escuela y hogar, hay un elemento despótico: se usa la educacion para domesticar. Deberiamos de usar la educación para formar seres completos. Nos enseñaron a hablar, a leer, a escribir, nos enseñaron cálculos algebraicos ¿Y quién nos enseña que ser feliz es importante para la vida?
Las cosas verdaderas se aprenden por amor al aprender, por amor a la verdad, por deseo de saber. No por la obligación de buenas calificaciones, aceptacion social , o consumismo.
Hay que empezar por estimular nuestro interior. Enseñar con una actitud amorosa. No ser explotadores disfrazados de buenos maestros o padres ejemplares. Hemos convertido la educacion en una herramienta para convertirnos en factores de producción idiotizados, adaptables a lo que la sociedad quiere, nuestras familias, nuestros padres, nuestras parejas.
Como dijera Mozart: Ni un grado alto de inteligencia ni imaginación ni ambos juntos van en la fabricación de un genio. “ Amor, ésta es el alma del genio”.
La educación debería estar orientada para ocuparse no solo del conocimiento, de lo externo, sino también de lo interno No debieramos frustrar a nuestros niños y debiaramos abandonar cuanto antes esa aberrante idea de que “la letra con sangre entra”.La educación está sujeta a un paradigma racionalista. Es por ese motivo que la gente no sabe lo que siente, ni siente lo que piensa. Cuando se dice que educar es enseñar a leer y a escribir se están confundiendo los medios con el fin.
El fin de la educación debería ser el desarrollo de las personas y de su mente. No solo aprender libros, sino aprender de las fuerzas vivas. No hay que vender certezas, ni dogmas. Hay que despertar al buscador interior. Lo importante es el camino, el proceso de conciencia.
El fin debiera ser conseguir que las personas lleguemos a ser lo que somos, sin que la educación, los dogmas, los miedos, los tabues, impongan una manera de ser. El problema radica allí: Se educa para fabricar productores, trabajadores, consumidores, y no se presta atención en educar para la vida.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s