De la importancia de los aliados

Aquel que no comparte con los demás la alegría de sus
decisiones, jamás conocerá sus propias cualidades y defectos.
Por lo tanto, antes de empezar a hacer nada, busca aliados, gente que
se interesa por lo que estás haciendo.
No digo: “busca otros iguales a ti.”
Digo: encuentra personas con diferentes habilidades, porque la lucha
de un guerrero por sus sueños no se diferencia de cualquier otro camino
seguido con entusiasmo.
Tus aliados no serán necesariamente aquellas personas a quienes todos
miran, ante quienes se deslumbran y de quienes afirman: “no hay nadie mejor.”
Muy al contrario: son personas que no temen errar, y por lo tanto yerran
mucho. Es por ello que lo que hacen no siempre es elogiado o reconocido.
Pero es este tipo de persona el que transforma el mundo, y tras
muchos errores consigue acertar con algo que marcará la diferencia en su
comunidad.
Los aliados son personas que no pueden esperar a que las cosas
sucedan para después decidir cuál es la mejor postura que se puede adoptar:
ellos deciden a medida que actúan, aun sabiendo que ese tipo de comportamiento
es muy arriesgado.
Convivir con los aliados es importante para un sonador;
juntos, todos entienden que, antes de escoger el objetivo, son libres de
cambiar de idea. Pero, después de haber determinado el objetivo, se concentran
sólo en los pasos que deben dar. Y a medida que caminan, piensan: “cada paso
requiere mucho esfuerzo, pero vale la pena correr el riesgo, vale la pena
apostar la propia vida.”
Los mejores aliados son aquellos que no piensan como la mayoría de la
gente. Por eso, al buscar compañeros para compartir el entusiasmo por el
sueño, es importante creer en la intuición, y no dar importancia a los
comentarios ajenos. La mayor parte de los seres humanos siempre juzga a los
demás teniendo como modelo sus propias limitaciones, y a veces la opinión de
la mayoría está llena de miedos y prejuicios.
Únete a todos los que experimentan, se arriesgan, caen, se hacen
daño, y se vuelven a arriesgar. Apártate de aquellos que afirman verdades,
critican a quienes no piensan como ellos, jamás darían un paso sin estar
seguros de que se les respetará por ello, y prefieren la comodidad de la
certeza que la tensión de la duda.
Únete a los que se exponen y no temen ser vulnerables: éstos miran lo
que hace su prójimo, no para juzgarlo, sino para admirarlo por su valentía y
dedicación.
Tal vez el guerrero se sienta tentado a pensar que su sueño no
interesa a todo el mundo, como por ejemplo a los panaderos o a los
agricultores. Pero ellos tendrán en el guerrero un buen modelo de
perseverancia y valor. Y un panadero tiene muchas cosas que enseñar, tales
como la mezcla exacta de los ingredientes, que se basa más en la intuición que
en la técnica. Un agricultor puede mostrar la importancia de la paciencia, del
sudor, del respeto a las estaciones, y de la inutilidad de blasfemar contra
las tormentas, porque es una pérdida de tiempo.
Por lo tanto, cada uno tiene algo diferente que enseñar, y es la suma
de estas diferencias lo que llamamos “sabiduría.”
Únete a los que son flexibles, y entienden las señales del camino.
Son personas que no dudan en cambiar su rumbo cuando se encuentran con una
barrera infranqueable, o cuando vislumbran una oportunidad mejor. Poseen la
cualidad del agua: deslizarse entre las rocas, adaptarse al curso del río, a
veces transformarse en lago, hasta que la depresión esté llena y pueda
continuar su camino, pues el agua no olvida que su destino es el mar, y tarde
o temprano deberá llegar hasta él.
Únete a los que jamás dirán: “ya he terminado, tengo que parar aquí.”
Porque así como el invierno sigue a la primavera, nada termina nunca, y la
senda del guerrero es un camino sin fin. Después de alcanzar su objetivo,encuentra un nuevo desafío, y hay que volver a empezar, poniendo siempre en
práctica todo lo que aprendió mientras caminaba.
Únete a los que cantan, cuentan historias, disfrutan de la vida, y
tienen alegría en los ojos. Porque la alegría es contagiosa, y siempre impide
que la gente se deje paralizar por la depresión, la soledad y las
dificultades.
Únete a quien camina con la cabeza erguida, aunque tenga lágrimas en
los ojos. Apártate de quien camina con la cabeza erguida porque nunca lloró,
porque nunca miró a los lados.
Un verdadero guerrero no confunde la arrogancia con la
autoridad, la alegría con la superficialidad, la persistencia con la
impaciencia. Él tiene sus dudas, a veces se siente oprimido por la soledad,
pero sabe que existe mucha gente que piensa como él, y que encontrar a sus
verdaderos aliados es tan sólo cuestión de tiempo.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s