La margarita y el egoismo

margarita2

Soy una margarita en un campo de margaritas” -pensaba la flor-. “Entre tantas otras, es imposible notar mi belleza”.

Un ángel oyó lo que pensaba y le dijo:

– ¡Pero si tú eres muy hermosa!

– ¡Pero yo quiero ser única!

Para no oír más quejas, el ángel la llevó hasta la plaza de una ciudad.

Unos días después, el alcalde fue allí con un jardinero para reformar el lugar.

– Aquí no hay nada de interés. Cambiaremos la tierra y plantaremos geranios.

– ¡Un momento! -gritó la margarita-. ¡Así que piensan matarme!

– Si hubiese más como tú, podríamos hacer una bella decoración -respondió el alcalde-. Pero es imposible encontrar margaritas en los alrededores, y tú, sola, no haces un jardín.

Y acto seguido arrancó la flor.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s