PRIMERA ALABANZA DEL ANO: una cantata de Bach……

Abrumado, como todo mortal, por la miseria de la vida que nos rodea, procuro escapar de la oscuridad como puedo. Que el Dos Mil Catorce nos permita recobrar una luminosidad que, a pesar del empeño de las fuerzas oscuras, sigue iluminando más allá del velo de tinieblas. Ese es mi deseo de fin de año.
Hoy la miseria es un nuevo latrocinio acorde a los nuevos tiempos, tan gigantesco como los anteriores e igualmente cínico. Oponiéndole resistencia he recordado una cantata de Bach, la BWV 39, que comienza diciendo más o menos así: “Comparte tu pan con aquellos que tienen hambre”. Una buena ocasión para oírla de nuevo.
En tiempos de Bach no podían darse latrocinios como los nuestros simplemente porque la posesión y la pertenencia eran cosa de unos pocos. Muy pocos. Y en general de uno, del señor que a veces era un guerrero y otras un obispo, o ambas cosas a la vez. Sin embargo, en aquellos tiempos la podredumbre moral estaba mejor construida, tenía otra calidad. Al malvado se le despreciaba y temía, pero nadie lo ponía como modelo. Y, sobre todo, el malvado era una rareza, un condenado en vida.
Los nuestros, los malvados de hoy, son gente de primera portada de revista, gente estupenda.
La coral de Bach continúa diciendo “Lleva a los pobres a tu casa, viste a quienes vayan desnudos y no te escondas de tu propia carne”. Este final es inquietante: und entzeuch dich nicht von deinem Fleisch. ¿Qué nos dice el poeta? ¿Que aceptemos nuestro cuerpo como constatación de que somos mortales? ¿Que ese cuerpo nuestro es igual al de quienes van desnudos temblando en el invierno? ¿Nos está diciendo que la riqueza no ha de servir para esconder nuestra debilidad, nuestra fragilidad?
“Una hoja somos, en otoño, colgada de la rama”, decía Ungaretti, y por mucho que nos escondamos un poco de viento nos derribará.
Pero si tratamos a nuestro prójimo con generosidad, si lo consideramos nuestro igual, entonces, dice la coral: “Tu luz brillará como la aurora, la curación no tardará en llegar, la justicia te precederá y la Gloria del Señor será tu recompensa”.
La luminosidad de los justos, que hoy nos parece una leyenda es, sin embargo, indudable y muchos la hemos visto en momentos decisivos, cuando la bondad de un acto ajeno nos ha deslumbrado.
No es preciso ser creyente, no es necesario atarse a ninguna promesa para oír estas palabras de Bach con perfecta seriedad. Es cierto que todo conspira en contra, pero si nos esforzamos por considerar a los demás como simples mortales, tan frágiles como nosotros, es posible que divisemos cierta luminosidad en alguno de ellos.
Se trata de cambiar el primer pensamiento que nos asalta frente al malvado (“¡Querría verte muerto!”),………………. por el segundo: (“¡Pero si sólo va a durar un puñado de inviernos…!”). Y desviar entonces la mirada del siniestro para dirigirla hacia el justo. ¿Qué, no se ven los justos? Alguno ha de haber.
Y si no, siempre nos quedarán los niños. Feliz Año Nuevo.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s