El sindrome de Amfortas

parcifal

En la ópera de Richard Wagner “Parfisal”, uno de sus personajes llamado Amfortas es el caballero fiel y noble encargado de proteger a la reina mediante una lanza cedida por el rey. Los problemas empiezan con otro caballero de la orden, llamado Klinsor, el cual dominado por los celos y el ansia de sustituir a Amfortas logra herir de muerte mediante una lanza.

Amfortas ensangrentado y herido, no murió, pero no cesó de sangrar. Esta herida que no cicatriza representa el dolor humano, el dolor emocional ante un acontecimiento vivido como un acontecimiento extremo.

El Rey recuerda a sus caballeros que sólo una persona capaz de contactar con sus emociones desde la empatía, sería capaz de lograr curar su herida. Parfisal, un joven bondadoso que sueña con ser caballero logra liberar de ese dolor eterno a Amfortas permitiéndole abandonar el mundo terrenal en paz.

Parfisal representa la compasión, la persona que facilita la expresión emocional, la que nos permite liberarnos del peso emocional.

Para superar el denominado sindrome de Amfortas además de la ayuda de Parfisal, es de gran ayuda el desarrollo de las competencias emocionales como la resiliencia, la autoestima, la actitud positiva, la asertividad,… y el saber pedir perdón.

El perdón es una de las emociones más fuertes que se pueden experimentar, y en consecuencia en una de las emociones más dificiles de liberar. Perdonar a una persona que nos ha hecho tanto daño significa superar una serie de barreras que nos ejercen gran resistencia.

Perdonar no significa, olvidar, renunciar, dejar impune o inhibir responsabilidades. Perdonar significa liberarnos de sentimientos como el odio, la indignación, el resentimiento,… para que nos permita desatarnos de la unión que los mismos ejercen con esa persona y acontecimiento.

Esta liberación, tal y como sucedió con Amfortas y Parfisal, nos generará sentimientos de armonía, paz, tranquilidad, libertad y en definitiva bienestar emocional.

Advertisements

Author: Carlitos Way BLOG

El tiempo... Traicionero amigo... Quizás nos permite ver todo más claro, tal vez nos permita calmarnos un poco y seguramente también hará que perdamos la oportunidad y lo perdamos todo...

1 thought on “El sindrome de Amfortas”

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s