El Sermon de un Sacerdote Peruano

En el libro “El Alquimista”, de Paulo Coelho, el joven pastor Santiago se encuentra con un anciano en la plaza del pueblo. Santiago está en busca de un tesoro, pero no sabe cómo llegar a el. El anciano entabla esta conversación con él:
“¿Cuántas ovejas tienes”
“Las suficientes”, responde Santiago.
“Entonces tenemos un problema. No puedo ayudar si usted piensa que tiene suficiente ovejas. ”

Sobre la base de este extracto, el sacerdote peruano Clemente Sobrado escribió un artículo interesante, que transcribo a continuación
Uno de los mayores problemas que arrastramos con nuestra vida es querer creer que tenemos “ovejas suficientes”. Estamos rodeados de certezas, y nadie quiere proponer aceptar algo nuevo. Si tan sólo pudiéramos aceptar que no tenemos todo, y que no somos todo lo que podemos ser!
Tal vez todos nos enfrentamos con un problema muy grave, y es que a pesar de que tenemos la oportunidad de ayudarns unos a otros, lo cierto es que pocas personas se dejan ayudar.
¿Por qué es eso? Porque ellos piensan que tienen “ovejas suficiente”. Ellos ya lo saben todo, ellos siempre tienen la razón, se sienten cómodos en sus vidas.
Casi todos nosotros somos así: tenemos muchas cosas, pero pocas aspiraciones. Tenemos muchas ideas ya resueltas, y no queremos renunciar a ellas. Nuestro esquema de vida ya está organizada y no necesitamos a alguien tratando de hacer cambios.
Hemos hecho lo suficiente: orar, practicar la caridad, leer las vidas de los santos, ido a misa, comulgar. Un amigo mío dijo una vez: “No sé por qué vengo a visitarte, padre. Ya soy un buen cristiano “.
Ese día no pude dejar de responder:
“Entonces no vengas a visitarme, porque hay un montón de gente esperando para verme y están llenos de dudas. Pero hay una cosa que debes saber: Usted no es lo suficientemente fuerte para ser malo, ni lo suficientemente bueno para ser bueno, ni suficientemente sagrada para hacer milagros.
“Usted es un cristiano satisfecho con lo que ha logrado. Y todos aquellos que están satisfechos, de hecho han renunciado a la idea de estar siempre mejorando. Vamos a hablar de esto en otro momento, ¿de acuerdo? ”
Desde entonces, cada vez que hablamos por teléfono me comienza diciendo: “esta persona que está llamando no ha crecido tanto como pudo”.
Señor, danos siempre de un corazón insatisfecho.
Danos un corazón donde las preguntas que nunca nos quieren hacer puedan ser expresadas.
Líbranos de nuestro conformismo.
Haz que seamos capaces de disfrutar de lo que tenemos, pero debemos entender que esto no es todo.
Vamos a apreciar que somos buena gente.
Pero, sobre todo, has que siempre nos preguntemos cómo podemos llegar a ser mejores personas.
Porque si nos preguntamos, entonces es muy posible que usted senor venga y nos muestre los horizontes que no hemos podido ver antes.

Advertisements

Author: Carlitos Way BLOG

El tiempo... Traicionero amigo... Quizás nos permite ver todo más claro, tal vez nos permita calmarnos un poco y seguramente también hará que perdamos la oportunidad y lo perdamos todo...

One thought on “El Sermon de un Sacerdote Peruano”

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s