EL SUEÑO


Sigo siendo un hombre esperanzado, pero mis esperanzas son más prudentes, ya no se alargan tanto, lo que quiere decir que ahora soy mesuradamente optimista (a esta edad, uno comprueba que lo malo no era tan malo ni lo bueno tan bueno). Solo me dejé llevar, entonces no es merito mío haber llegado a este punto.
Y llego con suerte porque de aquí en mas comenzaran a irse los amigos, es mas ya comienzo a sospechar el sillón en el que me sentaría a esperar a la eterna vencedora, la que, seguramente, me encontrara leyendo, tal vez a Goethe, quien llamaba soledad progresiva a este “ ir perdiendo amigos “.
Yo pensaba que a esta edad uno comienza a apartarse del mundo, y sucede todo lo contrario: lo contemplo con más claridad, y desde adentro, desde su propio corazón, es decir desde un presente en constante ebullición.
En el sueño nos es cercano lo Divino, por eso, en la vigilia, algo más grande parece escribirse a través de nosotros, además el sueño es lo mas privado que tenemos, nuestro verdadero y exclusivo mundo, donde nada ni nadie nos limita el vuelo, hasta Dios parece más grande porque es para uno solo.
Despierto, todo es de todos, por eso la poesía no es tan poesía ni la música tan música ni los mares tan mares.
Dormido, la poesía es mas poesía porque solo yo estoy atento a ella y la música es mas música porque nada me distrae de ella, y el mar es más grande y cercano porque entiendo lo que me dice, como los delfines se entienden con las altas inteligencias que hace siglos nos visitan, que son, aunque no nos demos cuenta, nuestros ángeles de la guarda en el Universo (en el sueño esta mi mundo, y lo más excitante es que no me pertenece, ¿quién quiere ser dueño, amo de un sueño, que viene y se va cuando quiere?).
En el sueño, el viaje siempre está dirigido, amorosamente, por la mística (la mística es el sueño de la vigilia, como el silencio es la eyaculación de las palabras), y los que nos acompañan en ese vagabundeo por la vida onírica nunca se enteran de la vigilia.
En el sueño reencuentro al pasado y tengo datos del futuro, por eso puedo ver juntas a mi madre, que murió hace años, y a mi hija, que nacio hace doce. En el sueño me hundo con el Titanic o soy uno de los tres astronautas que descenderán sobre un aerolito dentro de siete años, en el sueño Judas traicionó a Jesús mucho antes, en la niñez, tal vez para evitarle la fuga a Egipto y otras incomodidades.
El sueño es un viaje del que siempre regreso enriquecido, es una tierra propicia a toda siembra, que me da buenas cosechas en la vigilia, donde me divierto porque no tengo que convencer ni gustar a nadie (el que quiera oír que oiga).

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s