Hueles a mi Papa


Los ninos son gente especial. Me atreveria a decir que mientras somos ninos somos verdaderas personas. La adultes nos va contaminando y poco a poco vamos perdiendo la frescura y la la sencilles de vivir. Como dijera Cabral: …no crescas mi nino, no crescas jamas, los grandes al mundo le hacen mucho mal…
Conosco a una nina muy especial. No solo la conosco, pero la amo. No es ella mas de lo que un nino es a los cuatro anos. Pero es mas de lo que un adulto es a los 40. Su pelo alumbra la noche y encandilece a las mananas. Su sonrisa te previene para luego desarmarte. Ella te convence que el mundo de Diego y Dora es real y que Ariel se sienta a comer en la mesa.

Hace unos dias compartimos una cena. Y en un momento en que su corazoncito buscaba abrigo, se acogio en mis brazos y por un buen rato me estuvo llenando de un amor que limpiaba las entranas. No le basto derrumbarme con tanto carino y de pronto, sin saber como y porque, exclamo lo mas alto que pudo: hueles a mi papa….

Tuve que disimular el nudo en la garganta. Que manera mas sencilla pero sublime de expresar un sentimiento. Si, es cierto. A traves de los olores recordamos a las personas. Y hay olores puramente nasales. Hay otros mas profundos. Hay olores del alma. Hay olores que retumban en el Corazon.
Claro que olia a su papa. Olia a todos los padres que no estan donde deben estar.
Ella es una pequena princesa. Y el mundo siempre estara a sus pies. Aun, cuando algunas cosas tenga que recordarla solo por olores.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s