Acerca del Tiempo

Debemos dejar a un lado la idea de que el tiempo puede ser medido: no puede.

Creamos un convencionalismo que es absolutamente necesario para que la sociedad funcione; en caso contrario, jamás llegaríamos a tiempo para tomar un tren, o la carne acabaría quemándose en el horno. También estamos obligados a crear una realidad visible a nuestro alrededor, o la raza humana jamás habría sobrevivido a los depredadores. Inventamos algo llamado “memoria”, como la que hay en una computadora.

La memoria sirve para protegernos del peligro, permitir que podamos vivir en sociedad, encontrar alimento, crecer, transmitir a la próxima generación todo lo que aprendemos. Pero no es la vida en sí. El tiempo no pasa; es apenas el momento presente. Aquí, en este instante en el que escribo, está mi primer beso y las palabras de mi madre mientras yo jugaba en la sala. Yo soy todo lo que fui, y todo lo que seré.

Como nada tiene un comienzo ni un final -la eternidad es el presente-, estoy viviendo todo lo que pasó y todo lo que ocurrirá. Eso nos da miedo: deseamos, por ejemplo, que el amor se estacione en aquel momento en que todo está en perfecto orden, pero eso es un engaño, ya que el amor cambia junto con el presente. ¿Estuve casado hace 18 años con la misma mujer? No.
Ella cambió, yo cambié, y nuestro amor se transformó con nosotros. Nada comenzó con el nacimiento y no terminará con la muerte. Tal vez se pregunten: ¿dónde están aquellos que partieron? Nunca, absolutamente nunca, perdemos a nuestros seres queridos.

Ellos nos acompañan porque no están muertos. Imaginemos un tren: yo no puedo ver lo que hay en el vagón que va delante de mí, pero ahí hay gente viajando en el mismo tiempo y en el mismo espacio que yo, que ustedes, que todo el mundo. El hecho de que no podamos hablar con ellos, saber lo que está ocurriendo en el otro vagón, es absolutamente irrelevante; ellos están ahí. Así, aquello que llamamos “vida” es un tren con muchos vagones. A veces estamos en uno, a veces estamos en otro.

A veces cruzamos de uno a otro: cuando soñamos, o cuando nos dejamos llevar por lo extraordinario. Es evidente que todo eso pertenece al terreno del misterio. ¿Pero cuántas veces ya experimentamos esa sensación conocida como déjà vu? Por una fracción de segundo (que procuramos olvidar rápido, porque no combina con nuestra lógica convencional), tenemos la certeza de que ya pasamos por aquel lugar, situación o sentimiento.

Viajamos en el tiempo todas las noches. Lo hacemos de manera inconsciente, cuando soñamos: vamos a nuestro pasado reciente o remoto. Despertamos pensando que vivimos verdaderos absurdos durante el sueño; no es así. Estuvimos en otra dimensión, en otras vidas que estamos experimentando simultáneamente, pero donde las cosas no suceden exactamente como aquí. ¿Cuántas vidas vivimos ya? En realidad, la pregunta es distinta: ¿cuántas vidas estamos viviendo ahora? Nos toca responder a cada uno de nosotros.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s