Cuando el amor no es suficiente.

Constantemente leemos, escuchamos y casi nos convencen de que lo más importante para que una relación funcione es el amor. Se piensa, se dice, que “el amor lo puede todo” o que “si hay amor, todo lo demás puede ser superado”. Obviamente, el amor es un elemento indispensable para que las relaciones funcionen.

Pero a la misma vez, el amor, sin otras condiciones, nunca será suficiente para sustentar una relación a largo plazo.

El amor sin compromiso no dura. El compromiso de ambas partes es el oxígeno de una relación. Sin oxígeno nos morimos. La relación no puede subsistir si una de las dos partes involucradas se niega a comprometerse con la otra persona de manera que ambos se sientan cómodos. Cuando uno de los dos recibe más de lo que da, entonces la relación comienza a sufrir de asfixia. La parte que recibe menos se empieza a sentir sofocada, confusa, dolida, frustrada, traicionada… Se pregunta el porqué de la carencia de deseo de su pareja o la razón por la que no da en la misma medida en que recibe. Las relaciones desiguales casi siempre acaban en negligencia o abuso de una de las partes hacia la otra.

El respeto es otro elemento importante para que una relación florezca. Esto implica respeto por los deseos, necesidades, sentimientos, planes, tiempo disponible… de la pareja. Si hay uno en la relación que siempre espera que el otro se acomode a sus planes y horarios, entonces la relación está carente de respeto. Si una de las partes consistentemente olvida los acuerdos establecidos con su pareja, pensando que son poco importantes y que siempre será perdonado; definitivamente esa relación está huérfana del elemento respeto. La situación empeora cuando el perpetrador ni siquiera desea hablar del asunto porque no entiende el problema y tampoco está dispuesto a resolverlo.

La comunicación abierta y honesta es el tercer pilar de una relación exitosa. Muchos especialistas de conducta humana aseguran que la comunicación es más importante que el amor en la mayoría de las parejas.

Sin el deseo real y profundo de conectarnos con el ser querido a niveles verbales y no verbales, la relación se deteriora a pasos agigantados. Si evadimos hablar de temas profundos y vitales para que la relación florezca, entonces realmente nos mentimos a nosotros mismos y a nuestra pareja sobre nuestras intenciones. Las personas que se niegan a hablar de las dificultades, desacuerdos, promesas rotas, problemas personales que afectan la relación… sólo se piensa en uno mismo. Y el amor inicial, termina disminuyendo hasta que desaparece.

Advertisements

Author: Carlitos Way BLOG

El tiempo... Traicionero amigo... Quizás nos permite ver todo más claro, tal vez nos permita calmarnos un poco y seguramente también hará que perdamos la oportunidad y lo perdamos todo...

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s